Bruselas pide a España que impulse más el acceso a Internet de banda ancha

  • La penetración de la banda ancha en España aumentó el año pasado, al pasar del 15,2 al 18,34%, aunque continúa por debajo de la media de los Veintisiete, donde en enero el 20,04% de la población contaba con un acceso de alta velocidad

Los consumidores españoles se están beneficiando del aumento de la competencia en el sector de las telecomunicaciones, con bajadas de precios, facilidades para cambiar de operador y mayor variedad de ofertas, pero siguen por detrás de la media comunitaria en acceso a internet de alta velocidad.

Así se desprende del último informe de la Comisión Europea sobre el mercado europeo de las telecomunicaciones, que este miércoles presentó la responsable comunitaria de Sociedad de la Información, Viviane Reding.

Según los datos de Bruselas, la penetración de la banda ancha en España aumentó el año pasado, al pasar del 15,2 al 18,34 por ciento, aunque continúa por debajo de la media de los Veintisiete, donde en enero el 20,04 por ciento de la población contaba en enero con un acceso de alta velocidad.

España está muy lejos de los países europeos más avanzados -Dinamarca, Finlandia, Holanda y Suecia-, que tienen una penetración de la banda ancha superior al 30 por ciento.

El informe destaca el aumento de la competencia en el ámbito de las infraestructuras, con inversiones crecientes en cable y a nivel local, así como en telefonía móvil.

Así, recuerda que en 2006 la inversión total en el sector alcanzó 5.700 millones de euros, el 3,1 por ciento más que un año antes.

Aunque Telefónica sigue siendo el inversor principal, los nuevos operadores aportaron el 60,7 por ciento de la inversión.

La Comisión se hace eco de las demandas de los competidores de Telefónica, que reclaman "algún tipo de separación funcional" del operador dominante

Bruselas valora el descenso de los precios que pagan los consumidores, el aumento de las ofertas disponibles y, sobre todo, el avance de la "portabilidad" -cambio de operador manteniendo el número de teléfono-.

La Comisión destaca el papel del regulador español, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), en el impulso de la liberalización, aunque apunta que algunas de sus iniciativas tardan en tener un efecto real en el mercado.

En telefonía móvil, continúa aumentando la penetración, que ya alcanza el 110,4 por ciento de la población, ligeramente por debajo de la media de la UE, del 111,8%.

España tiene, según el informe, la tasa de "portabilidad" más elevada de la UE, con 350.000 números que cambian de compañía al mes.

El plazo necesario para suscribirse a otro operador sin variar el número es de cinco días, frente a sólo un día en Irlanda y Malta y veinte en Italia y Eslovaquia.

El operador líder, Movistar, tiene una cuota de mercado del 45,7 por ciento, tras ceder parte al segundo, Vodafone, que llega al 30,7 por ciento, mientras que la tercera, Orange, se mantuvo estable, con una cuota del 23,6 por ciento.

En cuanto a la telefonía fija, Bruselas destaca que el número de líneas está aumentando ligeramente, hasta alcanzar una penetración del 40,63 por ciento de la población en octubre de 2007.

En el conjunto de la UE, la comisaria Reding consideró que el mercado de las telecomunicaciones "avanza por el buen camino", aunque persisten algunos problemas.

Reding hizo hincapié en que la competencia en la red fija es todavía escasa y apuntó que la actividad de los principales operadores sigue concentraba en su mercado nacional, lo que demuestra, a su juicio, que aún no existe un verdadero mercado único.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios