Boeing reúne a su cúpula para estudiar la protesta ante el Pentágono

  • El gigante estadounidense no acepta que Airbus se haga con el contrato multimillonario

La plana mayor del grupo aeronáutico estadounidense Boeing trabajará durante todo este fin de semana para determinar cómo rebatir la decisión del Pentágono de adjudicar al consorcio formado por la europea EADS (en la que está integrada la española CASA) y Northrop Grumman el contrato de compra de 179 aviones cisterna por un importe global cercano a los 40.000 millones de dólares (25.945 millones de euros).

Boeing pidió explicaciones al Pentágono para conocer los motivos de esa decisión en su contra. Tras recibir el sábado explicaciones de la Fuerza Aérea de EEUU, Boeing insiste en que "lo que está claro ahora es que los informes que alegan que la oferta de Airbus ganó por un amplio margen no pueden ser más imprecisos". Boeing evaluará todos los datos presentados por el Pentágono en los próximos días y tomará una "seria consideración" para rebatir su decisión, misión en la que la compañía está inmersa desde ayer.

A quien parece irle mejor las cosas es al gran competidor mundial de Boeing, Airbus, que prevé entregar un total de 265 aviones a aerolíneas chinas hasta 2010, entre los que se encontrará el superjumbo A380.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios