El Banco de España constata que la crisis en la construcción se agrava

  • El último boletín del organismo resalta la mala evolución de la edificación, especialmente de viviendas pero también de la no residencial · La patronal regional Fadeco asegura que no atisba síntomas de mejoría

La construcción, el sector que más alegrías dio hasta final del pasado año a la economía española pero más quebraderos de cabeza está provocando desde entonces, no termina de tocar fondo. El último boletín estadístico mensual del Banco de España, correspondiente a junio y publicado ayer, recopila los datos más recientes para diagnosticar que la crisis que atraviesa el ladrillo sigue agravándose.

"En cuanto a la inversión en construcción, la corrección podría haberse intensificado recientemente, sobre todo como consecuencia de la evolución de su componente residencial", es decir, por el parón en la construcción de viviendas. El informe recopila los datos de aumento del paro en el sector -alza del 70% a escala nacional hasta junio- y de disminución del consumo de las materias que utiliza -caída en el consumo de cemento y de materiales de construcción del 10% en abril y mayo.

Y añade: "Respecto a los indicadores de carácter adelantado, la superficie visada en proyectos de edificación de viviendas retrocedió un 44% interanual en el mes de abril, tasa que apenas se encuentra ya afectada por el calendario de aplicación del Código Técnico de la Edificación, que ha exagerado la caída en el ritmo de aprobación de visados en el pasado reciente".

Pero el análisis de la adversa situación del sector incluye también a la edificación de carácter no residencial, ya que la superficie visada para este tipo de proyectos ha disminuido un 28% hasta abril. Finalmente, "el volumen de licitación oficial en obra civil ha seguido reflejando la aceleración en el ritmo de contratación pública, al alcanzar una tasa de avance interanual del 45,7% en el mes de abril, que, no obstante, es sustancialmente inferior a la observada en marzo", señala.

Emilio Corbacho, secretario general de la patronal andaluza de constructores y promotores inmobiliarios Fadeco, aseguró ayer a este diario que lo que a final de 2007 era una ralentización "ha devenido en una crisis abierta que se está experimentando en todos los frentes". "En esta especie de caída libre, ahora mismo no vemos dónde está el final". El directivo patronal recuerda que el sector empleó en Andalucía, en sus momentos de mayo auge, a unas 500.000 personas, "cifra que a final de año, y en la mejor de las perspectivas, será de 400.000".

Sobre la evolución futura, y tras constatar que las medidas adoptadas hasta ahora por la Administración "no están dando ningún resultado", Corbacho muestra su "confianza" en el Plan de Vivienda de Andalucía. Aunque para que su desarrollo beneficie al sector "es necesario el compromiso de los ayuntamientos para disponer de suelo, algo que se está produciendo, y de las entidades financieras, que sea por las causas que sea, están frenando la concesión de créditos al sector".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios