El BCE inyecta en 800 bancos europeos medio billón de euros

  • España habría acaparado la cuarta parte de la liquidez subastada · El gran número de firmas que han concurrido lleva a pensar que se han beneficiado entidades pequeñas

El Banco Central Europeo (BCE) prestó ayer, en su segunda operación de barra libre de liquidez a tres años al 1% de interés, más de medio billón de euros, la cuarta parte de ellos a bancos españoles. Así, inyectó a tres años 310.000 millones de euros netos, es decir, liquidez completamente nueva, del total de 529.531 millones de euros que ha prestado a 800 bancos de toda Europa

Casi 220.000 millones de euros corresponden a operaciones de refinanciación anteriores, con vencimientos de tres y seis meses, que los bancos han sustituido ahora en una operación a tres años: el BCE ha prolongado a tres años una liquidez que estaba en el mercado.

Con esta medida, el BCE facilita el crédito a los bancos para que compren deuda soberana de algunos países -que ofrece mayor rentabilidad- y también para que presten a los hogares y a las empresas, aunque los expertos no creen que vaya a servir para este fin.

A finales de diciembre, la entidad emisora prestó 523 bancos casi medio billón de euros. De esos 489.000 millones de euros fueron liquidez nueva 210.000 millones. Lo más novedoso de la segunda subasta es el elevado número de bancos que han acudido a la ventanilla, 800, lo que lleva a pensar a algunos expertos que muchos bancos pequeños han conseguido liquidez. Los bancos centrales nacionales de siete países han aceptado como activos de garantía créditos no fallidos, lo que ha facilitado que instituciones más pequeñas hayan accedido a la liquidez.

Las proporciones de la segunda inyección de liquidez a tres años del BCE han sido similares a la primera de diciembre. La banca española habrá pedido unos 123.000 millones, aproximadamente la misma cantidad que en la primera, cuando las entidades nacionales se hicieron con una cuarta parte del total adjudicado.

El segundo banco italiano, Intesa Sanpaolo, ha tomado prestados 24.000 millones de euros, casi un 5% del volumen total de préstamo en la subasta. El consejero delegado de Intesa Sanpaolo, Andrea Beltratti, anticipó que con una parte de este dinero se comprará deuda soberana italiana.

La agencia Standard & Poor's (S&P) considera que la medida del BCE da tiempo a los bancos de la zona del euro para adaptar sus balances y modelos de negocio, pero no soluciona los problemas estructurales del sector bancario. "Consideramos que la intervención del BCE ha reducido materialmente el riesgo de quiebra de bancos por problemas de liquidez y ha evitado la posibilidad de una crisis del crédito y presiones de recesión adicionales en la zona del euro", según S&P, pero añade que la acción del BCE no afronta problemas estructurales en el sector bancario como la falta de capital, la viabilidad de algunos modelos empresariales a medio plazo y la incertidumbre sobre el valor de ciertas exposiciones a deuda soberana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios