El BCE y la Fed acuden en ayuda de los mercados con otra inyección de liquidez

  • Las dos grandes instituciones monetarias coordinan sus acciones para frenar los efectos de un euro robusto y un petróleo en escalada · Trichet da vía libre a la adjudicación en subasta de 15.000 millones de dólares

Con el euro y el petróleo en máximos históricos, los grandes bancos centrales unieron ayer sus fuerzas para, a través de iniciativas consensuadas, intentar calmar la creciente incertidumbre que inunda los mercados financieros. Así, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco Nacional de Suiza (BNS) anunciaron medidas para combatir las presiones de liquidez registradas que incluyen, entre otras decisiones, inyecciones de capital.

De esa forma, los principales bancos centrales del mundo adjudicarán de nuevo de forma coordinada liquidez en dólares, una acción que empujó ayer al alza a las bolsas europeas. Las entidades monetarias han observado que las presiones "han aumentado recientemente de nuevo" en los mercados de dinero, según el comunicado difundido ayer por el BCE.

El informe de la institución europea señala que "desde las acciones coordinadas ejecutadas en diciembre de 2007, los bancos centrales del G-10 han continuado trabajando juntos de cerca y consultando regularmente sobre las presiones de liquidez en los mercados de fondos". En la nueva acción coordinada participan la Reserva Federal estadounidense (Fed), el BCE, el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra y el Banco Nacional Suizo.

La Fed prestará hasta 200.000 millones de dólares en títulos del Tesoro a los bancos comerciales estadounidenses mediante una nueva línea de crédito temporal (Term Securities Lending Facility) con un vencimiento de 28 días. Los institutos de crédito podrán presentar como garantías bonos del Tesoro estadounidense y valores respaldados por créditos hipotecarios privados. El efectivo se suministrará en EEUU mediante subastas semanales a partir del próximo 27 de marzo. Dentro del paquete de medidas, la Reserva Federal ha aumentado los dólares disponibles a los bancos centrales de Europa mediante una línea de intercambio de fondos de divisas (swap).

El BCE, que dispondrá ahora de 30.000 millones de dólares (10.000 millones de dólares más que en diciembre y enero), adjudicará a los bancos comerciales de la Zona Euro en un primer momento hasta 15.000 millones de dólares también con un vencimiento de 28 días, con el mismo procedimiento que en las operaciones anteriores. Los bancos comerciales del área euro podrán presentar sus peticiones de efectivo el próximo 25 de marzo.

Con esta medida, el Consejo de Gobierno del BCE intenta mantener la provisión de liquidez en dólares el tiempo que considere necesario en vista de las difíciles condiciones que azotan al mercado. En una operación conjunta con la Fed, el BCE ya adjudicó en diciembre pasado 20.000 millones de dólares, y en enero de este año volvió a hacerlo por valor de esa misma cantidad.

Con el euro disparado, se confirma que han tenido poco efecto las advertencias del presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, quien resaltó en Basilea (Suiza) que la entidad está preocupada por los movimientos excesivos en los tipos de cambio de las divisas.

Los expertos económicos alabaron ayer la decisión de los bancos centrales, pero consideraron que no va a asegurar que concluya la crisis en los mercados de dinero. "Hay que esperar a ver si los mercados encuentran pronto cierta estabilidad, ya que esta medida será insuficiente para solucionar de forma duradera los problemas de los mercados de crédito", según Rob Carnell, de ING.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios