Austria critica la permisividad a España frente a la presión a Hungría

  • El Ecofin prevé sancionar a Budapest con la congelación de los fondos de cohesión a partir de 2013 por no haber corregido la desviación de su déficit.

La ministra austríaca de Finanzas, Maria Fekter, ha acusado a los demás países de la zona del euro de haber actuado con más permisividad con España al flexibilizar el objetivo de déficit frente a la presión que ejerce sobre Hungría, país al que el Ecofin puede imponer este martes sanciones por incumplir su meta. "A la vista de la presión ejercida sobre Hungría, sí tengo la sensación de que aquí se ha medido con doble vara", respondió al ser preguntada si con el caso de España el Eurogrupo ha sido más laxo que lo va a ser con Hungría. "A nosotros nos habría gustado más si se hubiera dado a Hungría más tiempo para corregir el déficit excesivo", señaló Fekter a su llegada a la reunión de los ministros de Finanzas de la UE, que prevén aprobar la suspensión, a partir del 1 de enero de 2013, de 495 millones de euros en fondos de cohesión a Budapest por no haber corregido la desviación de su déficit y exigirle un ajuste adicional del 0,5% del PIB para cumplir el objetivo del 2,5% en 2012.

En cualquier caso, el Consejo revisará en septiembre si Hungría ha adoptado las medidas necesarias para corregir el desvío y cumplir el déficit fiado para 2012 y si determina que así ha sido, suspenderá la congelación de los fondos de cohesión. Recordó que Austria también fue sancionada en su momento y por eso hubiera preferido dar a Hungría hasta el verano para aprobar las sanciones, indicó, aunque al mismo tiempo abogó por que la UE defienda las reglas que han creado los propios Estados miembros.

No obstante, en este contexto, se debe "tratar a todos los Estados por igual", sostuvo. "En el caso de España no hemos ido directamente a por las sanciones, sino que les hemos dado la oportunidad de diseñar sus presupuestos de 2012 de forma más ambiciosa y cumplir el objetivo del 3% en 2013", señaló Fekter, en referencia a la decisión del Eurogrupo anoche de exigir al Gobierno español un ajuste adicional del 0,5% del PIB este año y relajar el objetivo de déficit hasta el 5,3%, frente al 4,4% acordado inicialmente con Bruselas.

La ministra de Finanzas de Dinamarca, Margrethe Vestager, consideró, sin embargo, que "los países que participaron en el debate anoche están muy satisfechos con el resultado" de la recomendación emitida para España. Su homólogo sueco, Anders Borg, recalcó que es "muy importante que el Gobierno español respete el objetivo de 2013 y presente un plan creíble para lograrlo", porque "ahora que estamos viendo una estabilización de la economía europea y no podemos ver una depreciación de la credibilidad".

El ministro de Finanzas francés, Francois Baroin, destacó el hecho de que el Eurogrupo haya recibido una "afirmación política" de España para reducir en un 0,5% adicional el objetivo de déficit. "Estamos restaurando la confianza en la zona euro, estamos poniendo en marcha dispositivos de protección y reducción de déficit, nadie debe apartarse de la trayectoria de la consolidación presupuestaria", recalcó. Baroin sostuvo, no obstante, que Francia apoya al Gobierno español, que lleva poco en el poder, y que ya ha realizado importantes reformas en el mercado laboral.

El ministro luxemburgués, Luc Frieden, afirmó en términos más generales que "no hay ninguna decisión que por si sola elimine los problemas" conjuntos de la eurozona, la cual se encuentra, no obstante, "en un buen camino". "No en vano, durante los años venideros quedan muchos problemas en ciertos países de la zona del euro y debemos examinar país por país la situación para exigirles reformas estructurales, la reducción de los déficit y políticas de crecimiento", indicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios