Un viaje muy espeso

  • El Sevilla certifica el pase a cuartos de final al ganar al Cádiz en un partido en el que sufrió el enfado de la afición

Banega presiona a Abdullah en un lance del partido disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Banega presiona a Abdullah en un lance del partido disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Banega presiona a Abdullah en un lance del partido disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán. / antonio pizarro

El Sevilla volvió a ganar tras una racha de malos resultados, en esta ocasión al Cádiz, y se clasificó para cuartos de la Copa del Rey, aunque sigue espeso en su juego.

La intención de los sevillistas fue tomar el mando del partido desde el inicio y así Ben Yedder tuvo muy pronto dos buenas ocasiones ante Rubén Yáñez, pero también pronto los locales se enfriaron y encontraron las primeras descoordinaciones que le dieron confianza al rival. Rebasado el primer cuarto de hora, Barral ensayó un fuerte remate que acabó con el balón repelido por el larguero, lo que motivó los primeros pitos de la afición local. Moha Traore tuvo otra oportunidad para los amarillos en un partido que evolucionó en su primera parte con una falta de ideas de los locales y con cada vez más confianza en los cadistas, aunque Ben Yedder se encargó de dar algo de tranquilidad a su equipo al culminar en gol una buena triangulación en el área gaditana. 1-0 para un Sevilla que nunca mostró una superioridad manifiesta en el primer periodo.

Los locales marcaron pronto en la reanudación del partido su segundo tanto, obra de Correa de cabeza a la salida de un córner, y ello motivó los primeros cambios en un Cádiz que reaccionó tarde con el gol de Álvaro García en el minuto 85, aunque acabó dominando el choque ante un Sevilla que fue despedido con pitos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios