balonmano segunda división

Un triunfo amargo para el PAN

  • Suma su sexta victoria consecutiva, pero se queda sin jugar la fase de ascenso

Un partido del PAN esta temporada. Un partido del PAN esta temporada.

Un partido del PAN esta temporada. / josué correa

El Club Balonmano Pedro Alonso Niño de Moguer no pudo poner la guinda a la temporada con la clasificación para la fase de ascenso a la Primera Nacional. El conjunto moguereño luchó hasta el final y con seis victorias consecutivas cubrió un último sprint en el que no pudo hacer más y acaba la liga en la tercera plaza de la clasificación a un punto de Pozoblanco, que es quien acompañará al líder Benalmádena a la lucha por el ascenso de categoría.

El PAN Moguer cumplió su parte y venció de forma clara al San Fernando con un 22-15, mientras que el Pozoblanco ganó de una forma más apretada en su visita a Utrera, que se jugaba no descender, por un ajustado 24-25. Un empate en ese duelo en tierras sevillanas le hubiera dado el billete a los moguereños para luchar por el salto de categoría.

En el Zenobia Camprubí todo estaba dispuesto para que el pabellón rugiera como en las grandes ocasiones, ya que al llamamiento de la junta directiva la afición respondió con una gran entrada.

La victoria se fraguó en la segunda mitad y dejó como máximos goleadores a Alejandro Capelo, autor de cinco tantos, por los tres de Fernando Sánchez y Álvaro Quintero.

En el primer tiempo hubo pocos goles, pero las cortas ventajas fueron siempre a favor de los jugadores amarillos. Tras una renta de un gol a los 10 minutos de juego (2-1), el equipo que dirige Ventura Vivas amplió a dos tantos la diferencia, que volvieron a recortar los visitantes (7-6). No obstante, en los cinco minutos finales volvieron a estar los dos goles de diferencia en el marcador (9-7).

En la segunda parte el equipo amarillo consiguió con un parcial de 3-0 alcanzar una renta ya considerable de cinco tantos (12-7), que después logró aumentar a seis (15-9). Esta diferencia la mantuvo durante cinco minutos más, le permitió jugar con más tranquilidad y a falta de 10 alcanzó los siete, que ya mantuvo hasta el definitivo 22-15.

El encuentro que jugó el Pozoblanco en Utrera fue mucho más apretado. Durante toda la primera mitad fue igualado y tras el 10-10 del minuto 25 los pozoalbenses se fueron al descanso con una renta de tres goles (11-14).

En la segunda mitad, a 15 minutos para el final el marcador reflejaba un 18-18 que daba esperanzas al PAN Moguer, pero a 10 minutos los pozoalbenses ganaban de tres goles (19-22) y cuando parecía que obtendría una victoria así de cómoda, Utrera reaccionó y sólo cayó de un gol (24-25), un resultado amargo para las aspiraciones del conjunto amarillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios