"Esta situación no hay quien la aguante"

  • Antonio Morón insiste en que alguien "dé explicaciones" sobre la lamentable situación económica que vive el club

Comentarios 10

Antonio Morón, capitán del Ciudad de Huelva está viviendo un annus horribilis. El pívot onubense, que cumple su sexta temporada defendiendo la elástica blanquiazul, jamás pensó que iba a pasarlo tan mal jugando en el equipo de su tierra. Pero ya está harto, cansado y abatido, como el resto de los trabajadores de la entidad, que llevan tres meses sin cobrar y no ven visos de solución a un problema que puede desembocar en la desaparición del club.

"Esta situación no hay quien la aguante", indica el bravo jugador onubense, que tuvo la posibilidad de marcharse del Ciudad de Huelva antes de que se cerrara el plazo de fichajes invernal a finales del pasado mes de febrero. "Tuve opciones de irme, pero el club no me dejó, al igual que sucedió con otros compañeros. Nos han obligado a quedarnos sin garantías de que vamos a cobrar", destaca.

Morón tuvo ofertas de varios equipos de la LEB-Plata, como el Clínicas Rincón Axarquía o el Cáceres, y algunas otras de la LEB Oro, caso de Tenerife o el Alerta Cantabria, "que se interesó en mi situación y era la que más me atraía", desvela.

El 'gran capitán' del Ciudad de Huelva, el pasado verano, firmó un contrato por dos temporadas, pero ambas partes tienen una cláusula de escape, que permite no continuar con la relación en la campaña 2008-09, "que seguramente voy a ejercer", dice.

La situación deportiva del conjunto onubense tampoco es la ideal, con un equipo mermado que se ha quedado con sólo ocho profesionales disponibles hasta que el nigeriano Ugonna Onyekwe pueda reincorporarse. "Él está siguiendo su rehabilitación y creemos que puede volver próximamente. Me gustaría que fuera lo antes posible porque, como ya no podemos hacer fichajes, es el único refuerzo que podemos tener".

El Ciudad de Huelva ha encajado seis derrotas consecutivas, la última de ellas el pasado sábado cuando perdió en la prórroga en su visita al Breogán de Lugo. "Durante los últimos partidos nos ha pasado varias veces: estamos a punto de ganar, pero no lo hacemos. Luchamos al máximo y nos quedamos a las puertas de la victoria, lo cual es una frustración añadida", resalta.

Morón ve "factible y a la vez muy complicado" lograr la permanencia. "Todos los equipos van a ir a muerte contra nosotros. Ahora somos, entre comillas, el rival más fácil de batir pero ya hemos demostrado que no vamos a bajar los brazos y que intentamos ganarle a cualquiera".

La plantilla sigue aguardando "a que alguien nos dé explicaciones. El único que está dando la cara, en estos últimos meses, es Perico Zalvide, pero creo que a él no le están respaldando. Lo cierto es que estamos todos tristes, pasándolas canutas y nadie dice nada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios