Baloncesto l Actualidad del Ciudad de Huelva

El proceso de disolución se inicia

  • La junta de accionistas del Ciudad de Huelva aprueba el comienzo de la tramitación de la disolución de la entidad de acuerdo con la legislación vigente · La precaria situación económica del club, determinante

Comentarios 19

La junta general extraordinaria de accionistas del CB Huelva Sociedad Anónima Deportiva (SAD) aprobó ayer el inicio de la tramitación de la disolución de la entidad, siguiendo la legislación vigente.

El consejo de administración, presidido por Francisco Bajo, propuso esta medida, que se adopta por imperativo legal debido a la delicada situación económica del club. Hubo 984 votos a favor, 191 en contra y 29 abstenciones.

Disolución no significa desaparición y hay otros clubes españoles (caso del Sporting de Gijón o la UD Las Palmas de fútbol) que llevan años inmersos en el proceso de liquidación, pero compitiendo. Por ello, ahora los administradores efectuarán las operaciones necesarias para la disolución de la entidad conforme a la ley de sociedades anónimas deportivas, aunque el equipo onubense concluirá la temporada en la Adecco LEB Oro y su futuro queda abierto para la siguiente. Incluso a partir de la próxima campaña Dolores Daza ha mostrado su disposición de asumir la presidencia de la entidad, pero antes desea que se realice una auditoría externa.

La asamblea, de más de cuatro horas de duración, se desarrolló en las instalaciones de las Federación de Vecinos Tartessos de la capital y en ella se vivieron momentos de mucha tensión. En la mesa presidencial se encontraban los tres consejeros que ahora se han convertido en liquidadores de la SAD: el mencionado Bayo, Manuel Dávila, que actuó como secretario, y Baldomero Rivas. Acudieron muchas más personas que a juntas precedentes, entre los que se encontraban varios ex presidentes del club como Inmaculada García, Luis Ricca o Prudencio Serrano, además del delegado provincial de la Federación Andaluza de Baloncesto, Benjamín Naranjo. Sólo pudieron acceder a la reunión los accionistas, vetándose la entrada a los medios de comunicación.

Con el quórum suficiente (1.204 títulos de un total de 2.007 acciones), se inició la junta con el informe del presidente de la situación del club. Tras recordar los resultados deportivos de la campaña anterior y la escasa afluencia de espectadores al pabellón (excepto en casos muy puntuales), Bayo se refirió a los problemas económicos que sufre el Ciudad de Huelva motivados, en parte, por el retraso con el que llegan las aportaciones de sus principales patrocinadores. "Apoyo, de boca tenemos muchísimo, pero en realidad es cortito", dijo. Luego mencionó que el Ayuntamiento de Huelva aún no ha abonado los 450.000 euros prometidos, que Cajasol "va a colaborar con una cantidad importante, pero hasta la fecha sólo nos ha dado 68.500 euros. La Diputación aún no ha pagado, el Puerto lo ha hecho hoy mismo -léase ayer-; mientras que otras empresas privadas sí están totalmente al día".

Posteriormente Dávila presentó las cuentas de la campaña anterior. En el ejercicio 2006-07 el club tuvo unas pérdidas de 850.357,33 euros por lo que a consecuencia de las temporadas anteriores los fondos propios negativos ascienden, a fecha de 30 de junio de 2007, a más de tres millones de euros (3.066.000).

Al conocerse ese dato varias personas se mostraron muy críticas con la gestión económica del consejo. Javier Rodríguez Walls, por ejemplo, dijo que "ha sido nefasta, llevando a la ruina al club. A los accionistas se nos ha tenido engañados". Las cuentas de la pasada campaña fueron aprobadas con 979 votos favorables, 40 en contra y la abstención de Luis Ricca, quien dijo que iba a impugnar "porque es ilegal".

En otro momento de la junta el ex presidente apuntó que "el Ayuntamiento es el responsable de la situación desde que el equipo ascendió a la ACB".

La aprobación del inicio de la disolución de la sociedad fue el punto más polémico del orden del día. Se recordó que, desde el año 1997, el club no tiene cubierto el capital que se aprobó en la comisión mixta de cerca de 1.460.000 euros (su capital social es de sólo unos 123.720 euros) y dado que el patrimonio neto negativo es de más de tres millones se necesitan alrededor de 4 millones y medio de euros para sanear la entidad.

Algunos barajaron la posibilidad de solicitar la devolución del canon que presentó el equipo onubense al jugar en la ACB, que en su momento ascendía a unos 2.400.000 euros

Más tarde Bayo desveló que, durante varias temporadas, él adelantaba dinero (al margen del patrocinio) para cubrir los gastos del club y que actualmente el CB Huelva le debe 2.200.000 euros. "Si hay una ampliación de capital por cuatro millones y medio de euros yo estoy dispuesto a poner la mitad", aseguró el presidente. Más tarde, también se mostró dispuesto a condonar la deuda a cambio de publicidad. "Me da igual cómo sea, a 20 ó 30 años".

Al margen de la deuda con Bayo, el Ciudad de Huelva tiene otros acreedores por un importe aproximado de un millón de euros. Los más importantes son las Administraciones Públicas (Hacienda y Seguridad Social, a los que se les adeudan unos 750.000 euros) y otros 250.000 euros a entidades financieras.

A la vista de la negra situación nadie quiso presentarse como nuevo consejero, quedando tan sólo Bayo, Dávila y Rivas como liquidadores de la sociedad. Lamentablemente el futuro del baloncesto de calidad en Huelva no es el más halagüeño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios