Un peso pesado de 60 kilos

  • Robinho muestra en Huelva que posiblemente sea ya la pieza más determinante del Real Madrid · Bajo la libertad que le da Schuster, reconoce que está "más tranquilo" y ha mejorado sus registros anotadores

Messi en el Barcelona, Agüero en el Atlético... ¿y en el líder? ¿Raúl? ¿Van Nistelrooy? No. El jugador más determinante del momento en el juego de ataque del Real Madrid es Robinho. Con él, los blancos son un equipo ganador, muy ganador; sin él, la faz del equipo se torna más previsible. Lo demostró en Huelva, donde saltó para meter los puntos en el zurrón de Schuster y devolver una ventaja de cinco puntos sobre el Barcelona en la clasificación del campeonato.

en su ausencia

El liviano delantero brasileño causó baja en el conjunto madridista el pasado 10 de febrero, cuando sufrió una lesión muscular en la zona abdominal. Entonces, el Real Madrid le hacía un siete al Valladolid en el Bernabéu, el Barcelona no pasaba del empate, y gracias, ante el Sevilla en Nervión y algunas voces imprudentes proclamaban que la Liga estaba resuelta por los ocho puntos de ventaja de los blancos sobre los azulgrana: 56 por 48.

Robinho no participó en las derrotas posteriores ante el Betis en Sevilla (2-1) y el Getafe en Chamartín (0-1), que redujeron la ventaja sobre el Barça a dos puntos. Volvió el mago en el minuto 73 del partido en Huelva y, con la colaboración del Atlético, devolvió cierta tranquilidad a los madridistas con sus goles salvadores.

más a gusto

Robinho, que ya fue decisivo en algunos partidos de la remontada final con Capello, madura por días y su ensamblaje en el sistema de Schuster es ideal. El alemán le deja libertad en ataque para que brote su mayúsculo talento; ya dijo el pasado verano que el ex jugador del Santos "necesita ser feliz, sin presión ni responsabilidades" para destapar su tarro de las esencias. Y Robinho, que reconoce estar "más tranquilo y mejor" que con Capello, le responde desmadejando los partidos con sus diagonales envenenadas.

Casi siempre le da a la jugada de ataque lo que pide: una pared, un último pase, un desborde, un desmarque, un movimiento de arrastre... En su pequeña cabeza tiene el manual del fútbol de ataque para asociarse con el que haga falta. Su entrenador lo valora sobremanera, tanto que él lo considera ya el valor más determinante en su ataque. Ayuda que alrededor del brasileño, que suele partir de una banda para provocar los incendios en la defensas contrarias, Schuster procura más jugadores de corte ofensivo que hace un año. Guti, Robben, un Raúl que parece que tenga 24 años, los mismos que el brasileño....

más goles

Robinho mejora a los que tiene alrededor por su capacidad creativa. Pero también es clarividente ante el gol, con una pasmosa sangre fría cuando pisa el área para rematar con soltura y precisión. Donde otros pierden los nervios, él se relaja. Con sus dos dianas del sábado ya suma 10 en 22 partidos jugados y mejora su registro de hace dos campañas (ocho) y de la pasada (seis). En la Copa hizo cuatro.

Tras debutar con brillo en la Liga ante el Cádiz, con 22 años y recién salido de Brasil, no soportó el tremendo peso que le cayó encima. Todo fue demasiado rápido, como suele pasar cuando te enrolas en las filas del gran coloso blanco. Pero ya sí es capaz de hacerlo. Por ello asumirá mañana la responsabilidad del ataque junto a Raúl en la delicada empresa de remontar ante la Roma. Los problemas físicos de Van Nistelrooy le obligarán a ello.

Por eso Robinho está siendo muy arropado por los suyos en las vísperas de tan importante encuentro. Lo dejó claro Cannavaro en las ondas de RadioMarca: "Robinho es un futbolista espectacular, tiene mucha calidad. Cuando tiene ganas, cuando quiere meter gol, lo consigue. Es el tío que rompe el partido. Puede estar todo el tiempo parado pero llegado el momento da el pase de gol o lo marca. Le dejo el Balón de Oro si ganamos la Champions", bromeó el central italiano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios