Otro paso del Ayamonte

  • Un gol de oportunista de Neno a los 73 minutos dio los tres puntos al equipo rojillo, que se tuvo que fajar ante un Arcos incómodo y que dominó en el primer tiempo

El gran aplauso con el que el escaso público local despidió a sus jugadores, cuando estos se marchaban a los vestuarios, viene a explicar a la perfección lo que fue el choque entre el Ayamonte y el Arcos, resuelto por la mínima por los locales: un partido complicado que se saldó del lado local gracias a su empuje en el segundo tiempo.

Difícil se presentaba, a priori, este encuentro para los de Manolo Toledano, dado que el rival llegaba al Blas Infante con nuevo entrenador -José Antonio Luna- y con ilusiones renovadas por enderezar el rumbo liguero.

Y fue el Arcos quien, en el primer tiempo, controló más el juego, aprovechando que tuvo más tiempo la pelota en su poder. De todos modos, fue un dominio infructuoso el del cuadro arcense, ya que el Ayamonte se mostró muy sobrio en defensa y sólo algunas incursiones por la banda izquierda, por parte de Bello, le inquietaron.

Por si fuera poco, los ayamontinos se toparon con la mala suerte a los cinco minutos de partido, cuando tuvo que retirarse del campo Fariña, lesionado. Ismael entró por él, obligando a Toledano a retrasar la posición de Claudio Pozzi. Todo esto trastocó los planes del equipo rojillo, de ahí que tardara un tiempo en entrar en el partido.

Aún así, en defensa el Ayamonte estuvo muy seguro y siempre pudo con los delanteros del Arcos, trabajadores y combativos, pero sin excesiva dinamita.

Tampoco el Ayamonte pudo inquietar demasiado al meta Melli, de ahí que en el primer tiempo se vieran pocas ocasiones de gol, por lo que el empate a cero con el que se fueron los dos equipos al descanso era lo más justo.

En la segunda parte el partido cambió su fisonomía. Y es que el Ayamonte tuvo más tiempo el balón en su poder, gracias sobre todo a que Juanma Barba, el pulmón en la medular rojilla, se hizo dueño de la situación. Era otro Ayamonte, más incisivo, con más decisión a la hora de salir al ataque, por eso la pelota empezó a merodear las inmediaciones del portal defendido por Melli.

Se veía entonces a un Ayamonte que jugaba más en el campo del adversario que, a su vez, se veía imposibilitado incluso de salir a la contra, ya que la pelota era casi siempre del equipo local.

Este dominio del cuadro de Manolo Toledano no se traducía en ocasiones de mucho peligro, pero la pelota estaba mucho tiempo cerca de Melli. Así, a los 73 minutos, el Ayamonte pudo inaugurar el marcador. Fue una excelente jugada de todo el equipo local, culminada por José Flores, quien obligó a Melli a realizar una sensacional intervención, aunque la pelota rechazada por el meta fue a estrellarse en el travesaño, de lo que se aprovechó Neno para, a puerta vacía, anotar el que a la postre sería el gol del triunfo de los locales.

De ahí al final del partido, el Arcos se fue arriba en busca de empate, pero afortunadamente para el Ayamonte sin excesivo peligro. Una sola excepción, un gran disparo de Benjamín, ya con el tiempo cumplido, al que Miguel Rosas respondió con una soberbia parada.

En los cuatro minutos de prolongación, que al final fueron seis, los ayamontinos se defendieron con orden, y con la mala suerte de sufrir una nueva lesión, en esta ocasión Manolo Barba, el mejor de los locales en el día de ayer.

En suma, victoria importantísima del Ayamonte ante el Arcos, que le sirve para sumar tres puntos de oro en espera del duelo provincial del próximo sábado ante el San Roque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios