Fútbol l Partidos de ida de los octavos de final de la Copa del Rey

El partido 'estrella' finaliza en tablas

  • Henry adelantó al Barcelona a los 23 minutos y Capel empató para el Sevilla poco antes del descanso

Comentarios 0

Un deslucido Barcelona arrancó ayer un valioso empate en el campo del Sevilla, que le pone en ventaja, por el valor doble de los goles en terreno ajeno, y que le permitirá encarar la vuelta de los octavos de final con cierta tranquilidad en el Camp Nou el próximo martes, ante un conjunto sevillista que mereció un mejor resultado.

Pese a la marcha a la Copa de África de Keita, Koné y Kanouté, el Sevilla puso en liza un once prácticamente de gala, con Chevantón como acompañantes en punta del 'pichichi' Luis Fabiano.

Enfrente, los culés confiaban el gol a Henry y a un Eto'o a quien Camerún había permitido retrasar su incorporación a la propia Copa de África. Y el partido comenzó con los locales mandando en la posesión y tapando bien huecos atrás, aunque fue Giovanni el primero en tirar a puerta, con un chut que casi tocó madera.

Al Barcelona no le hizo falta mucho más para ponerse por delante, porque en el 23' una pérdida de balón de Crespo en ataque propició un pase medido de Márquez y Henry, con los centrales hispalenses fuera de lugar, puso a placer el 0-1.

La apuesta del técnico sevillista, Manolo Jiménez, con un Chevantón incapaz de ayudar en el ataque a Luis Fabiano, y un centro del campo reforzado por el inoperante Maresca, no estaba dando resultado alguno.

Por contra, al Barça, demasiado estático y sin hacer tampoco demasiados méritos, se le había puesto el partido justo como quería, a la espera sólo de matarlo en una contra en la que apareciera el hasta entonces desaparecido Eto'o. Únicamente el joven Capel inquietaba a los de Rijkaard y de sus botas salió un pase en el minuto 40, que Chevantón no acertó a clavar en la red cuando lo tenía todo a favor. Pero un córner botado por el uruguayo sirvió para que Capel, con un zurdazo, tuviera premio a sus esfuerzos y lograra el 1-1, al filo del descanso.

La primera parte había sido equilibrada y falta de brillo pero la segunda arrancó mejor, con un centro de Alves que Chevantón envió al larguero, en una acción premonitoria del dominio que iba a mostrar desde entonces el Sevilla.

El Barcelona se dedicaba a sestear mientras alguno de sus jugadores, sobre todo Eto'o, simplemente no estaban. Con el paso de los minutos se olía el 2-1 aunque un 'misil' de Edmilson se estrelló en el poste en el 69'.

Kerzhakov estuvo a punto, de marcar después de un nuevo centro del ubicuo Alves pero el Barcelona dormía ya el esférico en los pies de sus jugadores que, a la postre, lograron mantener la igualada en el marcador, dejando la sentencia para el Camp Nou.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios