atletismo mundiales de londres

El mejor día fue insuficiente

  • Mechaal fue cuarto en la final de 1.500, el mejor resultado del equipo español, superado por sólo 18 centésimas por el noruego Ingebrigtsen

  • El relevo 4x400, quinto con récord nacional

El keniano Manangoi esprinta con su compatriota Cheruiyot en la pugna por el oro, con el noruegoIngebrigtsen luchando con el español Mechaal. El keniano Manangoi esprinta con su compatriota Cheruiyot en la pugna por el oro, con el noruegoIngebrigtsen luchando con el español Mechaal.

El keniano Manangoi esprinta con su compatriota Cheruiyot en la pugna por el oro, con el noruegoIngebrigtsen luchando con el español Mechaal. / SRDJAN SUKI / efe

Un quinto puesto del relevo 4x400, con nuevo récord nacional (3.00,65), y el cuarto puesto de Adel Mechaal en 1.500 pusieron un broche brillante a una deficiente actuación del equipo español en los Mundiales de Londres.

El fondista consiguió el mejor resultado entre los 56 atletas españoles que participaron en el campeonato. Mechaal, campeón de Europa de 3.000 en pista cubierta este año, quería una carrera rápida y los kenianos Elijah Manangoi y Timothy Cheruiyot (oro y plata, respectivamente) se encargaron de que fuera así.

La apuesta del español por los 1.500, en detrimento del 5.000, era arriesgada para un atleta capaz de sostener ritmos altos, pero sin remate en carreras de primer nivel. Esa falta de velocidad en el sprint lo dejó sin medalla. Los kenianos se jugaron el oro y atrás Mechaal fue ganando terreno al noruego Filip Ingebrigtsen, lentamente, centímetro a centímetro, pero no remató el trabajo porque su rival lo cerró cuando trató de rebasarlo. Los dos se arrojaron a la meta y ganó Ingebrigtsen por 18 centésimas.

Mechaal, nacido en Jebha (Marruecos), compitió en los Mundiales de Londres en virtud de la resolución de Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD) que anuló la sanción de 15 meses que le impuso la Agencia Española Antidopaje (AEPSAD) por tres supuestos controles de dopaje fallidos. "Me he dejado la piel y la vida corriendo. Espero que esta actuación haga olvidar todo lo demás. "He pasado muchos controles", reiteró. "No soy un dopado ni un apestado", reiteró Mechaal.

Todavía quedaba una última bala para España, el relevo 4x400, formado por Óscar Husillos, Lucas Búa, Darwin Echeverry y Samuel García, que había ganado su semifinal con 3.01,72, a tres décimas del récord nacional. El cuarteto estuvo durante casi toda la carrera en el cuarto puesto y sólo cedió una plaza al final, pero acabó con un registro de 3.00,65 pulverizando el récord de España anterior. El equipo, que hace pocos días supo que podría participar, por ranking, batió el registro de 3.01,42 que lograron Iván Rodríguez, David Canal, Antonio Andrés y Antonio Reina en los Mundiales de Edmonton 2001, en los que se metiron en la final y acabaron sexto.

España termina fuera del medallero por primera vez, y en la clasificación por puntos, con un cuarto, un quinto y dos séptimos (cuatro finalistas en total), en el puesto 30, retrocediendo dos con respecto a Pekín 2015.

En las otras finales de la última jornada de los Mundiales la sudafricana Caster Semenya, doble campeona olímpica de 800 metros, obtuvo su tercera corona mundial tras ejecutar en el sprint a la burundesa Francine Niyonsaba y a la estadounidense Anjee Wilson, que atacaron en la curva. Seis días después de colgarse la medalla de bronce en 1.500, Semenya volvió a dejar patente su enorme superioridad en un choque con las dos que le acompañaron en el podio de Río.

Allyson Felix ratificó en Londres su condición de atleta más laureada en los Mundiales al obtener su medalla 16 tras la victoria del equipo estadounidense en el relevo 4x400.

Destacado fue también el triunfo del qatarí Mutaz Essa Barshim, que consiguió en Londres su primera medalla de oro internacional con una marca de 2,35 metros en un mano a mano con el joven ruso Danil Lysenko, de 20 años, que se quedó en 2,32. El sirio Majd Eddin Ghazal, que había realizado el mejor concurso entre los tres que saltaron 2,29, se llevó el bronce. Barshim, líder del ranking con 2,38, no luce la forma del 2014, cuando llegó a saltar 2,43, pero sus rivales más cercanos, como Bohdan Bondarenko, otro del club de los 2,40 terminó noveno.

Por su parte, la keniana Hellen Obiri, invicta durante toda la temporada, consiguió su primera medalla de oro en unos Mundiales y evitó, de paso, el doblete de la etíope Almaz Ayana al batirla en la final de los 5.000 metros con un tiempo de 14.34,86.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios