Un lanzado Espanyol frena al Valencia y respira

  • La fe de los hombres de Pochettino les da la cuarta victoria consecutiva ante un rival que llegaba eufórico a Montjuïc

El Espanyol prolongó su excelente racha de resultados y derrotó a un Valencia que llegaba eufórico a este encuentro, pero que se vio superado por un rival que, a base de fe, de trabajo y de convicción, ha resucitado y que, incluso, puede soñar con un final de Liga tranquilo.

La metamorfosis del conjunto blanquiazul ha sido increíble. Ha pasado de ser un equipo muerto y enterrado a convertirse en uno de los mejores del campeonato, según demuestran los números. Cuarta victoria consecutiva y quinto encuentro sin recibir un gol para derrotar a un equipo de Champions, que acabó superado por los locales.

El Valencia fue más rival que los últimos equipos que han visitado el Estadio Olímpico recientemente. El conjunto dirigido por Unai Emery salió muy metido y desde que dio comienzo el partido fue el auténtico protagonista.

El Espanyol, que últimamente no había sufrido demasiado, se tuvo que multiplicar en defensa para atajar las peligrosas combinaciones entre Silva, Villa y Mata. El equipo de Pochettino no fue el Espanyol alegre de las últimas jornadas y sus aproximaciones al área contraria fueran escasas aunque bastante peligrosas. De la Peña supo ubicarse bien por detrás de Marchena y Baraja y eso le permitió fabricar alguna ocasión de peligro.

Luis García avisó con un disparo desde la frontal del área rozó un palo. El Valencia no se amedrentó y respondió pronto con un par de chispazos de Villa y Silva. Pero los de Pochettino se hicieron fuertes en defensa para intentar sorprender a la contra, lo que acabó dando sus frutos. Luis García malogró una magnífica ocasión. Tamudo también falló, hasta que Román, el máximo goleador del Espanyol, enganchó un zurdazo a la escuadra que sorprendió a César. A partir de ahí, se produjo un bombardeo local que deparó los dos goles que cerraron el triunfo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios