Del infierno de Isinbayeva a la gloria de Bekele

  • La plusmarquista rusa es última en la final de pértiga y el etíope reedita su reinado en 10.000

El Olímpico de Berlín vivió las dos caras opuestas del deporte en las figuras de dos estrellas mundiales como son la rusa Yelena Isinbayeva y el etíope Kenenisa Bekele. Ambos concitaban la máxima expectación en dos de las finales del día y mientras la pertiguista cayó en el infierno de la frustración, el fondista reverdeció los laureles de su corona.

Isinbayeva protagonizó un rotundo fracaso al terminar en último lugar la final de salto con pértiga, que ganó la polaca Anna Rogowska. La doble campeona mundial y olímpica Isinbayeva, de 27 años, vivió una noche para el olvido. Falló en su primer intento, en 4,75 metros, y luego probó dos veces la altura de 4,80, pero tampoco tuvo éxito.

Rogowska, quien hace pocos días le había propinado a Isinbayeva su primera derrota en 19 duelos, repitió ayer: la polaca saltó 4,75 y le alcanzó para ceñirse la medalla de oro. Su compatriota Monika Pyrek y la estadounidense Chelsea Johnson compartieron plata, con 4,65.

La última vez que Isinbayeva se había retirado sin una victoria en un certamen de primer nivel databa del Mundial de 2003 en París, donde fue tercera. Luego ganó el oro en los Juegos Olímpicos de 2004 y 2008, además de obtener los títulos mundiales de 2005 y 2007. La rusa ha quebrado en su carrera 26 récords mundiales y posee el vigente de 5,05 metros.

El etíope Kenenisa Bekele, en cambio, emuló a su mentor Haile Gebrselassie al ganar su cuarto título mundial consecutivo en los 10.000 metros. El campeón olímpico, de 27 años, hizo un tiempo de 26.46,31 minutos, el mejor jamás registrado en un Mundial.

Segundo quedó Zersenay Tadese, de Eritrea, (26.50,12) y tercero el keniata Moses Masai (26.57,39). Bekele es plusmarquista y dominador absoluto de los 10.000 desde su primer título mundial, en 2003, a los que siguieron los de 2005 y 2007 y los oros olímpicos de 2004 y 2008.

Además, en la final de 100 metros femenina se confirmó la hegemonía jamaicana. Shelly-Ann Fraser ganó el oro con la mejor marca del año (10,73), Kerron Stewart fue plata con 10,75 y el bronce fue para la estadounidense Carmelita Jeter (10,90), que había amenazado a las caribeñas en semifinales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios