fútbol liga de campeones

La ilusión se mide a la tradición

  • El Sevilla, con el deseo de seguir haciendo historia, recibe al Bayern en una cita de las grandes en Nervión

Müller hace el símbolo de la victoria en un momento del entrenamiento del Bayer ayer en el Sánchez-Pizjuán. Müller hace el símbolo de la victoria en un momento del entrenamiento del Bayer ayer en el Sánchez-Pizjuán.

Müller hace el símbolo de la victoria en un momento del entrenamiento del Bayer ayer en el Sánchez-Pizjuán. / antonio pizarro

El Sevilla, tras 60 años sin acceder a los cuartos de final de la máxima competición europea, recibe hoy en la ida de esta eliminatoria al Bayern de Múnich, emparejamiento en el que pugnará la ilusión de seguir haciendo historia contra uno de los mejores currículum del continente. Los sevillistas jugaron por única vez esta ronda del torneo, bajo la denominación de Copa de Europa, en la campaña 1957-58 y cayeron con claridad ante el Real Madrid, pero en el siglo XXI se han ganado un nombre en el continente al ser el campeón de cinco ediciones de la Liga Europa. Eso, y al precedente cercano de haber eliminado en octavos con autoridad a otro peso pesado de Europa como Manchester United, son las credenciales del conjunto de Nervión.

Enfrente, el Bayern, que disputará por séptima vez consecutiva unos cuartos de final de la Champions y que lo ha hecho 29 veces en total en su historia. El equipo de Jupp Heynckes llega a Sevilla virtualmente campeón de la Bundesliga tras arrollar este fin de semana al Borussia Dortmund (6-0), pero viaja con el recelo de lo que puede denominarse como la maldición española después de que en las últimas cuatro temporadas haya sido eliminado en dos ocasiones de la competición por el Madrid y en las otras dos por el Barcelona y el Atlético.

El Sevilla recibe al rival alemán con el gran hándicap de su irregularidad, capaz de llegar este curso a la final de la Copa del Rey y a los cuartos de la Champions, o lo más reciente, de acorralar al Barcelona en el Sánchez-Pizjuán y estar cerca (2-2) de ganarle, y también de salir contundentemente goleado y hasta tener en peligro jugar la próxima campaña un torneo europeo. Su entrenador, Vincenzo Montella, además, tiene puntualmente otro problema, la ausencia de uno de los pesos pesados de la plantilla, Banega, que deberá cumplir un partido de sanción.

En este apartado deberán tener cuidado, al estar apercibidos Escudero, Mercado y Ben Yedder, éste uno de los máximos goleadores de la actual edición del torneo europeo. La ausencia del argentino como pareja de N'Zonzi en el centro del campo puede tener varias combinaciones para su sustitución, como retrasar a Franco Vázquez o utilizar a Pizarro, un hombre más de contención. Jesús Navas, tras reaparecer ante el Barcelona, es posible que retome el puesto de lateral derecho para dejarle el extremo a Sarabia, que estaba sancionado ante los azulgrana, mientras que arriba la referencia deberá ser Ben Yedder, que relegará a Muriel al banquillo. El resto, lo habitual para Montella, que mantiene su bloque inicial desde hace semanas.

El Bayern, por su parte, llega sin sancionados pero con una larga lista de jugadores que están apercibidos y que deberán tener cuidado para la vuelta, como son Lewandowski, Kimmich, Tolisso, Boateng y Rudy. Volverá a ser titular el meta Ulreich, quien suplió en su momento al fijo de la portería, Neuer, cuando se lesionó de gravedad, y cumple con garantías. En cualquier caso, el hacer un buen partido este fin de semana sirvió para llegar a Sevilla con ritmo de competición, pues ante el Dortmund no hubo muchas rotaciones con respecto a lo que puede considerarse como el equipo ideal. Es de esperar que haya un cambio, con el regreso de Kimmich a la posición de lateral derecho en detrimento de Rafinha.

En el centro del campo podría haber una modificación si Heynckes opta por buscar una mayor estabilidad defensiva, para lo que podría recurrir a Arturo Vidal, que ha vuelto a entrenarse tras ser baja contra el Dortmund por lesión, o a Thiago. Sin embargo, la dupla formada por Javi Martínez y James Rodríguez, que jugó en una posición bastante retrasada, funcionó a la perfección y es bastante probable que Heynckes opte por repetir el experimento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios