La hora de la verdad

  • El Decano juega una verdadera final en su camino por conseguir la permanencia, ya que de ganar se pondría en una posición ideal para lograrla · Los jugadores saben que no pueden fallar en su campo

La permanencia está ahí. Espera en el horizonte a que el Decano recorra la distancia que le separa para aferrarse una año más a la categoría. Como si de una vida extra se tratase, la victoria lograda hace siete días en el Reyno de Navarra ha abierto los ojos a la entidad y a su entorno. Los errores que se cometieron frente al Mallorca en la primera oportunidad de dar el salto han quedado atrás. El ambiente no será tan gélido como en la anterior comparecencia albiazul. El ánimo está por las nubes y la motivación es acorde a las circunstancias. La visita del Deportivo de la Coruña no es un partido cualquiera. Es una oportunidad extraordinaria para sentar las bases de la salvación. Ganar implicaría dejar el objetivo al alcance de la mano.

A pesar del viento favorable que tendrá el equipo no será fácil. Tendrá delante a un rival que llega a Huelva con la clara intención de sumar los tres puntos que le mantenga en zona UEFA y no lejos de la Liga de Campeones. Para un club tan corto de liquidez en los últimos tiempos sería un balón de oxígeno de enormes proporciones el regresar a la máxima competición continental.

Las cuentas para la salvación están hechas. Quedan cuatro jornadas para el final del campeonato. La permanencia estará fijada en unos 40 puntos. Para alcanzar esa cifra el Decano tendrá que sumar al menos dos victorias, precisamente los partidos que le quedan en su propio campo. Por eso no puede fallar esta tarde.

Junto al duelo inmediato con los gallegos, el Recre tendrá la vista puesta en el Getafe-Osasuna. Posteriormente le espera un calendario muy propicio. Pero primero debe cumplir con su parte en el enfrentamiento con los coruñeses. Un choque que espera sea además abierto y poco especulativo. A ello han contribuido los dos entrenadores. Tanto Alcaraz como Lotina han recalcado que no les vale el empate en el choque. Quieren ganar, por lo que tendrán que abrir sus equipos.

La principal duda de la semana ha estado centrada en Javier Camuñas. El máximo goleador del Recreativo tuvo que entrenarse en solitario y a menor ritmo por unas molestias. Finalmente pudo entrar en lista para el duelo. Formará de inicio.

Dado el buen resultado ofrecido por el equipo en Pamplona, Lucas Alcaraz no tiene previsto realizar cambios o, en todo caso, matizar algo su planteamiento. La cuestión responde a la lógica. Aquellos futbolistas que sirvieron de revulsivos en el tramo final del enfrentamiento en el Reyno de Navarra son válidos actualmente para ocupar esa función, no para más. En algunos casos su físico no les permite ir mucho más allá. Además, el recurso de romper los partidos quedaría anulado de esta manera, mientras el bloque que tan buen rendimiento ofreció en Pamplona quedaría roto. El técnico apostará por el continuismo, lo cual no significa que no vaya a ser ambicioso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios