Athletic-barça· la previa

La furia contra el rodillo

  • El Athletic quiere demostrar que con su filosofía de jugar sin extranjeros es posible ganar 25 años después, mientras que el Barcelona ansía dar el primer paso para mantener vivo el sueño del triplete.

Comentarios 4

El Athletic Club de Bilbao apelará a su furia, a su tradición y al recuerdo de que hace 25 años que no gana un título para tratar de superar hoy al Barcelona en la final de la Copa del Rey, el primero de los tres trofeos que ansían los azulgrana.

Como hizo el Chelsea en las semifinales de la Liga de Campeones, el Athletic Club, el único equipo de la Liga española sin extranjeros, planteará un partido físico ante el fútbol de toque y combinación del Barcelona, que tras casi celebrar el domingo el título de Liga desea levantar ya un trofeo en una temporada que puede ser inolvidable.

"Iremos al límite", advirtió el técnico del conjunto bilbaíno, Joaquín Caparrós, gran motivador de jugadores y uno de los artífices de que el Athletic opte a un título un cuarto de siglo después. El club vasco es uno de los históricos del fútbol español y el único, junto a Real Madrid y Barcelona, que siempre ha militado en Primera División.

La Copa de 1984 el último título de un equipo rojiblanco hegemónico entonces en España. Ganó la final por 1-0 al Barcelona de Diego Maradona, uno de los protagonistas de una gran pelea entre jugadores de ambos equipos.

Hoy estará con el número diez sobre la casaca azulgrana el que muchos consideran como su sucesor, su compatriota argentino Lionel Messi, que disputará la segunda final con el Barcelona tras haber perdido la Supercopa de Europa contra el Sevilla en 2006. No pudo disputar por lesión la de la Liga de Campeones meses antes en París.

Ante las ausencias por lesión de Iniesta, Márquez y Henry, Messi cargará con la responsabilidad del equipo, formando ataque junto a Eto'o y el joven Bojan, que con cuatro goles en la competición es uno de los artífices de que el Barcelona esté hoy en la final de Valencia.

El técnico azulgrana, Josep Guardiola, podría además confiar en el guardameta Pinto, e incluso en el defensa Martín Cáceres o el centrocampista Sergio Busquets como premio por su actuación durante la Copa, aunque Sylvinho y Toure parten con más opciones.

El Athletic, por su parte, sabedor de que tiene perdida la batalla técnica, tratará de llevar el choque a lo emocional, a lo físico, consciente de su buen estado y de que el Barcelona no atraviesa por su mejor momento dado el desgaste de los últimos y decisivos partidos.

"A motivación no nos va a ganar el Athletic", replicó el defensa Piqué a quienes creen que la Copa es el más prescindible de los títulos a los que opta el Barcelona. Con la Liga ya casi en el bolsillo y con la perspectiva de la final de la prestigiosa Liga de Campeones el 27 de mayo en Roma, el Barcelona lo quiere todo.

"Aún estamos más motivados", dijo el capitán, Puyol, buscando el lado positivo a la no celebración de la Liga el domingo tras el empate final en casa 3-3 ante el Villarreal.

El lateral brasileño Daniel Alves conoce bien a Caparrós de su época en el Sevilla. "Irán a muerte, tenemos que salir igual", pidió. Dada la superioridad técnica, Daniel cree que será básico mostrar la misma ilusión que el Athletic.

Los bilbaínos, en Valencia desde el domingo, llevan más de dos meses preparando la final. Según algunos, 25 años. La cómoda posición en la Liga ha facilitado la tarea. "Es una final increíble y maravillosa. Estamos orgullosos de hacer feliz a tanta gente y vamos a ganarla", dijo seguro Fernando Llorente, el goleador del Athletic con 14 tantos.

El ariete expresó lo que supondría un título para una ciudad más necesitada de celebraciones que Barcelona. Si ganara en Valencia, el Athletic igualaría con los azulgrana al frente del palmarés de la Copa con 24 títulos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios