Dos fallos fastidiaron a La Palma

La Palma cayó ayer en su visita al feudo del Conil, contrincante que se mantiene fuerte en casa. El encuentro resultó tremendamente complicado para los propietarios del terreno, ya que a lo largo del mismo el conjunto onubense demostró que atesora más potencial que lo que refleja su situación en la clasificación.

El cuadro conileño, que entrena a las órdenes de Manolo Rueda, tuvo que sufrir y esperar su momento para hacerse con tres puntos que le mantienen vivo en la pelea por ascender al grupo X de Tercera División.

La inquietud del banquillo local, fue fiel reflejo de lo que se palpaba en el campo después de los primeros minutos. La Palma se apoderó del balón, y además lo hizo con bastante descaro sin que los conileños encontraran la fórmula para impedirlo. Por esta causa, Narváez tuvo que trabajar más de lo habitual formando pareja con Lolo Prados, tras el fichaje de Lolo Hernández por el Puerto Real, pues el guión del partido obligaba a casi multiplicarse en la línea de creación.

Todo rodaba bien para el equipo que entrenan Antonio Cabello y Kiki hasta que el Conil se vio favorecido por los errores del portero visitante, primero en una cesión, y posteriormente en el penalti que facilitó una enormidad la labor de los amarillos. Pero antes del segundo gol conileño, Asencio, en un mal despeje mandó el balón al fondo de su propia portería y la consecuente preocupación a los seguidores del Conil que se encontraban en las gradas.

El empate parecía estar visto para sentencia, pero sin embargo el tramo final vino marcado por el mencionado penalti, que transformó Juanlu, y el continuo trabajo local en todas las zonas del campo para amarrar la victoria más laboriosa de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios