fútbol 3 división de honor

Un derbi de alternativas y lamento final del Cartaya

  • El Pinzón castiga la falta de acierto local al anotar el empate en el 91'

En la imagen, un lance del encuentro disputado entre ambos en la primera vuelta, que acabó con victoria del Cartaya en Palos por la mínima. En la imagen, un lance del encuentro disputado entre ambos en la primera vuelta, que acabó con victoria del Cartaya en Palos por la mínima.

En la imagen, un lance del encuentro disputado entre ambos en la primera vuelta, que acabó con victoria del Cartaya en Palos por la mínima. / alberto domínguez

Los finales de partido se están convirtiendo en una película de terror para el Cartaya. En los dos últimos disputados en casa le han volado cuatro puntos más allá del minuto noventa, incluso siendo superior a sus rivales, más acusado el día del Xerez. El caso es que todo eso no le permite crecer en la tabla, y mira que por fútbol lo está mereciendo. Ayer, ante el Pinzón, que nunca le perdió la cara al partido, no cerró la contienda cuando tuvo todas las bendiciones para hacerlo y al final se posó en las lamentaciones.

En todo caso el derbi no defraudó. Tuvo de todo. Sorpresa visitante al inicio, remontada local en la segunda parte y golazo con el tiempo cumplido para un Pinzón que nunca dejó de creer. El partido arrancó con el equipo de Mikel dando un paso al frente, como que una vez confirmado virtualmente el descenso se hubiera liberado para expresar su mejor cara. Eso sí, Mikel Gandarias apostó por el fútbol largo, intentando una y otra vez que el balón no pasase a ras de hierba por el centro del campo. Eso provocó que el Cartaya se las viese y se las desease para romper presión y proponer fútbol. De hecho, el equipo de Limón no lo logró en los primeros 45 minutos.

Al conjunto de Limón se le vuelven a escapar puntos en el tiempo de descuento una vez más

A los 22 minutos de juego, una falta de Juanki, una inocentada, provocó que Óscar marcase el primero. Zapatazo desde la frontal y golazo del central. El tanto acabó por desarticular por completo al equipo cartayero, al que sostuvo, en intenciones de ataque Luis, bien y mal al mismo tiempo. Porque igual hizo genialidades que cometió errores al no levantar la cabeza para el pase final. En todo caso el chico está cada día mejor y el equipo comienza a notarlo. El tiempo de descanso les vino bien a todos, ya que había que proponer un nuevo partido porque la segunda mitad demandaba otras cuestiones.

Y fue el Cartaya el que regresó con propuestas nuevas mientras al Pinzón se le fue apagando la luz con el paso de los minutos. Todo eso provocó el levantamiento local, que a los 57 de partido empató el choque merced a un cabezazo de Luis a la salida de un córner. Dos minutos más tarde llegó el segundo local. En la mejor triangulación de la tarde por parte del Cartaya, balón de fondo de Wi y remate impecable de Juanma Barba marca de la casa, de cabeza, con rectificación en el aire incluida.

El volteo del marcador elevó al Cartaya y achicó al Pinzón, que deambuló de forma ostensible por el campo con ocasiones varias para los de Limón que, como casi siempre, no culminó y eso le iba a condenar de nuevo. Minuto 91 de partido, falta en la frontal que discutió con vehemencia el Cartaya, la agarró el recién incorporado Quini y la enchufó por la escuadra. Tontería discutir si fue justo o no. La realidad es que el Cartaya resolvió mal los minutos finales, entre las ocasiones falladas y la premura de los cambios, y el Pinzón lo aprovechó de forma admirable, para dejar al conjunto de Limón sin victoria y otra vez en el lamento. Da la impresión que el equipo de Limón está para competirle a cualquiera, pero le sigue lastrando la falta de finalización, lo que mete la duda de si será capaz de seguir creciendo. Por su parte, el Pinzón estará lamentando no haber aprendido antes, porque no desmaya nunca y compite, pero ha comenzado a hacerlo excesivamente tarde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios