automovilismo rally dakar

Un cumpleaños cargado de exigencia

  • En su 40º edición, la prueba promete emociones fuertes en un esperado retorno a las dunas de Perú

Carlos Sainz, durante la presentación del equipo Peugeot en Madrid. Carlos Sainz, durante la presentación del equipo Peugeot en Madrid.

Carlos Sainz, durante la presentación del equipo Peugeot en Madrid. / Kiko Huesca / efe

Todo apunta a que el Rally Dakar 2018 será uno de los más duros de su historia para conmemorar su cuadragésima edición. La prueba partirá el sábado de Lima con alrededor de 525 participantes inscritos y con algunas claves de interés.

La despedida de Peugeot

Tras ganar las dos últimas ediciones, incluido un pleno en el podio el año pasado, la marca francesa Peugeot quiere despedirse por todo lo alto en su último periplo en el Dakar, y para ello cuenta con su autodenominado dream team, compuesto por Stephane Peterhansel, Sebastien Loeb, Cyril Despres y Carlos Sainz.

Una cuestión de peso

Un cambio en la reglamentación puede terminar con la hegemonía de Peugeot, pues sus buggys, más livianos, pesarán unos 80 kilos más que en años anteriores para equipararse con los 4x4, que a su vez pesarán unos 100 kilos menos, lo que aumenta las opciones de triunfo de pilotos como Nani Roma (Mini) y Nasser Al-Attiyah (Toyota).

un trono vacío

Desde que Marc Coma se retiró y Despres se pasó a los coches, nadie ha hecho méritos para ser declarado el nuevo monarca de las motos, un trono abierto con muchos candidatos a gobernarlo, pues además de Sam Sunderland, vigente campeón, y Toby Price, ganador en 2016, también están Matthias Walkner, Joan Barreda, Franco Caimi o Pablo Quintanilla.

La edición más larga

Por primera vez en cinco años el Dakar tendrá 14 etapas, con más de 4.500 kilómetros de tramos cronometrados entre Perú, Bolivia y Argentina, tres escenarios muy distintos donde primero la arena, luego la altura y después el calor pondrán a prueba la resistencia de los corredores.

Perú, un mar de dunas

Hacía cinco años que el Dakar no pisaba Perú, y esta vez partirá de Lima para zambullirse durante cinco días en el mar de vertiginosas dunas que forman su desierto, lo que hará de esta edición la más africana de las diez que se han corrido en Sudamérica, con tramos de hasta 100 kilómetros.

Maratón de altura

Tras morder el polvo del desierto, los concursantes pasarán cinco días a más de 3.000 metros de altitud, incluida una etapa maratón por el altiplano boliviano entre las ciudades de Uyuni y Tupiza con 500 kilómetros.

Fuertes contrastes

Del frío se pasará al intenso calor del noroeste argentino, y allí Fiambalá, una de los escenarios preferidos por el Dakar desde que se mudó a Sudamérica, volverá a ser la prueba de fuego para los que realmente aspiran a ganarlo, con curvas endiabladas, pasos pedregosos, ríos y barrancos.

Ilustres debutantes.

Entre los 78 debutantes que tiene este año el Dakar, destacan Jonathan Barragán, diez veces campeón de España de motocross, y Bryce Menzies, laureado corredor de rallys norteamericanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios