Una chaqueta sin dueño

  • La 80 edición del torneo se presenta más abierta que nunca, sin un favorito por encima del resto y con ausencias ilustres como la de Woods

La 80ª edición del Masters, que se disputa desde hoy en el Augusta National, parte con la emoción habitual y sin un favorito claro para enfundarse la chaqueta verde de ganador, como reconoce el número uno mundial, Jason Day. "Creo que no soy el favorito esta semana. Jordan, Rory y Henrik, por cómo está jugando ahora, o incluso Phil son favoritos. Hay tantos jugadores que pueden ganar aquí...", dijo el australiano, en referencia al estadounidense Jordan Spieth, el norirlandés Rory McIlroy, el sueco Henrik Stenson y el veterano estadounidense Phil Michelson.

En la era posterior a Tiger Woods, ganador de cuatro Masters y ausente este año por lesiones, casi ninguno de los mejores golfistas del mundo se atreve a esgrimir sus posibilidades de victoria en el primer grande del año. "He vivido el periodo del dominio de Tiger, cuando sentíamos que todos los demás jugábamos por el segundo puesto. Estamos en un momento diferente", afirmó Adam Scott, que se apuntó dos victorias en las últimas semanas y encabeza la clasificación del circuito estadounidense. La cautela también predomina entre las estrellas anglosajonas. "Es un evento muy especial, pero no quiero tratarlo de manera diferente. Juego mejor cuando estoy más relajado, cuando me estoy divirtiendo y no pensando más de la cuenta," indicó McIlroy, cuarto en 2015 gracias a una remontada espectacular en las tres últimas jornadas.

Pocos son los que han hablado abiertamente de sus posibilidades. "Siento que estoy en uno de los mejores estados de forma de mi carrera", comentó Michelson, que acumula tres chaquetas verdes y no ha perdido la esperanza de volver a conquistar el Masters a sus 45 años. Con 23 años menos, el ganador del año pasado, el estadounidense Jordan Spieth, espera emular las hazañas que no pudo culminar en 2015, cuando se quedó a las puertas de ganar el Gran Slam, los cuatro grandes de la temporada. "Estuve muy cerca el año pasado y creo que puede pasar", señaló el norteamericano, que se encarga este año del menú de la cena de campeones previo a la competición. El joven texano eligió una barbacoa de carne para agasajar a "chaquetas verdes" como Tiger Woods, Arnold Palmer, Gary Player y Jack Nicklaus.

En cuanto a la participación española, destaca la presencia del canario Rafael Cabrera Bello, que se estrena en Augusta, y Sergio García. "Estoy jugando muy bien. Me noto en control de mi juego y no veo por qué no puedo seguir haciéndolo bien aquí esta semana", dijo Cabrera Bello, que viene de oler la victoria en el World Golf Championship Match Play y en el Shell Houston Open, en los que fue tercero y cuarto, respectivamente. Por su parte, el castellonense protagoniza su decimoctava parcipación. "A medida que lo vas jugando vas viendo qué cosas o cuál es la manera de jugar los hoyos para sentirte más cómodo", indicó García, que afronta el torneo con molestias en la muñeca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios