El árbitro de La Orden denuncia

El colegiado onubense Luis Miguel Galván Blanco ha denunciado que fue agredido con una patada en la cara por parte de un aficionado que presenciaba el partido La Orden-Trigueros de la Regional Preferente onubense.

El colegiado, de 34 años, explicó que la agresión se produjo en el minuto 70 del partido disputado el pasado fin de semana, cuando el encuentro iba con el resultado de empate a cero y había expulsado a un jugador local.

Galván explicó que cuando se dirigía a los vestuarios, se agachó a recoger su libreta y que "entonces me pisaron la mano y me dieron una patada en la cara".

Una vez en el vestuario, el árbitro reclamó la presencia de las fuerzas del orden para reanudar el encuentro, lo que se produjo quince minutos después tras reclamarlo a los delegados de los dos equipos, y al terminar el encuentro "el capitán de La Orden me exigió que le enseñase el reloj, y me cogió la muñeca y me retorció y me dobló y dobló el brazo".

El partido acabó con 0-1, merced a un tanto de penalti conseguido en la reanudación, y ya en la calle, Galván comprobó que le habían destrozado el espejo derecho de su coche.

Galván tuvo que ser atendido en un centro de salud, donde se le diagnosticó "una contusión con herida abierta en el dedo meñique izquierdo y contusión bajo el ojo izquierdo en el rostro".

El árbitro destacó el comportamiento que tuvieron los directivos del equipo local con él en todo momento, y lamentó que se produzcan este tipo de sucesos "en categorías menores donde los colegiados estamos indefensos ante la actitud de algunas personas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios