duatlón campeonato de españa

"A estas alturas no voy a cambiar"

  • Emilio Martín afronta las competiciones "presionado por la inseguridad que me genero, es una cruz que llevo encima"

  • Le dedica su sexto Nacional a su hija Martina, nacida en febrero

Emilio Martín cruza la línea de meta en primera posición en el Campeonato de España celebrado el domingo. Emilio Martín cruza la línea de meta en primera posición en el Campeonato de España celebrado el domingo.

Emilio Martín cruza la línea de meta en primera posición en el Campeonato de España celebrado el domingo. / marieta / la voz de avilés

Emilio Martín saborea el Campeonato de España de duatlón conquistado el pasado fin de semana en Avilés y ya piensa en los nuevos retos de la temporada, marcada por los campeonatos de Europa (en octubre en Ibiza) y del mundo (en Dinamarca en julio).

Su sexto Nacional le ha dejado un buen sabor de boca, y le da "el mismo valor que los cinco anteriores; el primero siempre es el más especial, además porque llevaba sólo unos meses haciendo duatlón cuando lo gané, pero el de este año también tiene su importancia; lo valoro mucho porque es el que más me ha costado y porque lo afrontaba falto de confianza", asegura.

"Este título lo valoro mucho; es el que más me ha costado y llegaba falto de confianza"

El título se lo dedica a su segundo hijo, la pequeña Martina, nacida en febrero. A veces sus obligaciones de padre le restan descanso "pero tenerla a ella siempre es una motivación más".

Por su palmarés, parece que no tiene rival en España. "Sí que tengo, y prueba de ello es que conquisté el título a falta de 700 metros. Le tengo cogida la medida a esta competición y se me da bastante bien, sé leer la prueba, y eso es un punto a mi favor. Hasta ahora siempre he terminado primero, salvo en 2014 que fui segundo", comenta Emilio Martín.

El doble campeón del mundo de duatlón se vio campeón "sólo a falta de unos 50 metros". Acabó en 52 minutos los 5 kilómetros iniciales de carrera a pie, los 20 de ciclismo y los 2,5 últimos de atletismo, entrando cruzando la meta con 11 segundos de ventaja sobre Antonio Benito y 15 sobre Cristóbal García. "Cuando pasé a Antonio no bajé el pie, le saqué unos metros y luego miraba para atrás pero no veía bien dónde venía, porque había varios doblados; sólo a falta de 50 metros miré para atrás, vi que estaba lejos y pude relajarme".

El onubense casi siempre comenta antes de las carreras que no está en su mejor momento y luego siempre acaba en lo más alto del podio. "Tengo no sé si un defecto o una virtud, y es que soy muy exigente conmigo mismo. Lo normal es que llegue a las competiciones con ciertas dudas, pero a estas alturas ya no voy a cambiar mi forma de ser. Quizás voy presionado o tenso por esa inseguridad que me genero, es una cruz que llevo encima y que me hace pasarlo mal, pero tambiéne es cierto que esa mentalidad es la que me ha llevado a conseguir todo lo que tengo".

En el Nacional de Avilés del pasado domingo se vio "mejor corriendo que en bicicleta, al contrario de lo que me suele pasar. El primer 5.000 fue muy fuerte, con un ritmo alto, y al trabajar tan intenso desde el primer metro no dio tiempo a recuperar nada. El grupo perseguidor no bajó el pie, no teníamos una diferencia grande; además, en el grupo de cabeza Urko iba haciendo la goma y trabajamos para descolgarlo... no hubo respiro", recuerda.

Sus próximas citas son el Campeonato de España por equipos que se disputará en Soria el 21 y 22 de este mes; la Media Maratón de Punta Umbría la semana siguiente ("iré con intención de echarle una mano a Adrián Andivia, que me ayuda mucho en los entrenamientos"), y luego la tercera prueba del Gran Premio de Francia. Para más adelante quedan los dos grandes retos del año, el Campeonato del Mundo (el 8 de julio en Dinamarca) donde lleva seis podios consecutivos y el Europeo (en Ibiza en octubre), que ya ganó el año pasado.

Está teniendo ahora "entrenamientos de calidad; a las competiciones anteriores no llegué todo lo descansado que debiera, porque al principio del año perdí muchos entrenamientos y ahora hay que recuperar", resalta.

Emilio Martín tiene una trayectoria impresionante, con victorias en la provincia (en Punta Umbría, en Islantilla, el Desafío Doñana ...), en Mallorca, varios títulos de campeón de Andalucía, seis de España, un Europeo, dos Mundiales... ¿Hay alguna competición que no tenga en su palmarés y que le gustaría ganar? "Sí, el Powerman de Suiza, una prueba mítica que se disputa el primer fin de semana de septiembre. Nunca he llegado a disputarlo y me gustaría hacerlo algún año; primero tendría que tener una toma de contacto y luego volver a participar con opciones de luchar por el título; son 10 kilómetros de carrera, 150 de ciclismo y luego 30 de atletismo, y eso es complicado prepararlo en Huelva durante el verano. Siempre he tenido otras pruebas que quizás me motivaban menos, pero eran más importantes en el calendario. Es algo que tengo pendiente", concluye Emilio Martín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios