fútbol tercera División

Un acelerón insuficiente

  • El magnífico tramo final de temporada del San Roque no ha sido bastante y el cuadro aurinegro se ha quedado a un paso de la promoción de ascenso a Segunda División B

Higor Rocha, con 14 goles, ha sido el máximo goleador del San Roque en esta campaña. Higor Rocha, con 14 goles, ha sido el máximo goleador del San Roque en esta campaña.

Higor Rocha, con 14 goles, ha sido el máximo goleador del San Roque en esta campaña. / alberto domínguez

Tres o cuatro jornadas más. Esta sería la petición que habría hecho cualquier seguidor, técnico o jugador del San Roque de Lepe si se le preguntase qué es lo que le ha faltado a su equipo para entrar en el play-off de ascenso a Segunda B. Y no estarían faltos de razón si se mira la trayectoria del conjunto aurinegro a lo largo de las 38 jornadas de la liga regular, concluida el pasado fin de semana con la quinta plaza final para los hombres de David Torres Chiqui, la peor posición posible dentro del grupo X de Tercera División, sin contar, evidentemente, los puestos de descenso.

Al San Roque probablemente le han faltado esos tres o cuatro partidos para culminar una remontada que le había llevado a recortar una desventaja con las cuatro primeras posiciones, que en algún momento de la temporada llegó a ser de 11 puntos, para llegar a la última jornada a solo 2 y con opciones de clasificarse para la fase de ascenso, aunque para ello dependiese de lo que hicieran otros equipos en sus respectivos partidos, en este caso Écija y Algeciras. Finalmente, tanto astigitanos como algecireños acabaron encarrilando sus enfrentamientos en los primeros minutos de cada uno de ellos y, a pesar de que el Algeciras acabase empatando, el desánimo afectó al equipo lepero con las noticias que llegaban desde otros escenarios y acabó cayendo con estrépito en Utrera, incluidos tres expulsados, entre ellos su entrenador, dando al traste con cualquier opción de clasificarse para el play-off.

Los problemas en la pretemporada marcaron el inicio de campaña lepero

Para encontrar una explicación a esta situación habría que remontarse al verano del 2016, previo al comienzo de la pretemporada para la presente campaña. Los problemas económicos e institucionales que han castigado al CD San Roque de Lepe SAD en los últimos años se volvieron a traducir en un verano convulso y lleno de dudas sobre la posible participación del equipo en la competición y categoría que deportivamente le correspondía, en este caso, el grupo X de Tercera División tras el descenso desde Segunda División B al final de la campaña anterior.

Finalmente, la llegada a la entidad aurinegra del empresario argentino afincado en Estados Unidos Antonio Gaitán, acompañado además de un viejo conocido para el banquillo, David Torres 'Chiqui', propició que el San Roque saldase su deuda con la AFE y pudiese salir a competir, aunque la tardanza en la confección de la plantilla y en el comienzo de los entrenamientos de pretemporada ocasionó que el equipo llegase al comienzo de la competición en inferioridad de condiciones con respecto al resto de rivales, tanto en el plano físico, como desde el punto de vista táctico y de compenetración de sus jugadores.

La lógica se cumplió en los primeros partidos de la liga regular y a pesar de que se logró confeccionar una plantilla competitiva y de calidad contrastada dentro de la categoría, el equipo tuvo un comienzo de temporada complicado, llegando, incluso, a ocupar posiciones de descenso en algunos momentos de la primera vuelta. También es verdad que el calendario deparó que el San Roque tuviese que enfrentarse en las ocho primeras jornadas con varios equipos de la zona alta de la tabla, entre ellos tres de los que finalmente han ocupado posiciones de play-off, los mencionados Betis B, Écija Balompié y Algeciras.

Una vez alcanzado el tono físico adecuado, la teórica calidad que se le presuponía a la plantilla salió a relucir y una racha de buenos resultados en el tramo final de la primera vuelta acercó al equipo a solo 4 puntos de la zona de play-off y a olvidarse definitivamente de la zona baja de la tabla.

El comienzo de la segunda vuelta trajo al San Roque la mala noticia de la salida del club de Pablo Aguilera, su máximo goleador en el primer tramo de la Liga con 13 goles. Sin embargo, la llegada en el mercado invernal de Alberto Jiménez y Dani del Moral, junto al gran trabajo realizado durante toda la temporada por jugadores como Fran Ávila, Álex del Río, Camacho o Higor Rocha, finalmente máximo realizador del equipo con 14 goles, además de lo que aportan por su experiencia futbolistas como Pedro Baquero, Álex Hornillo o Juanma, llevaron a la escuadra dirigida por Chiqui a realizar una gran segunda vuelta de competición, sólo superados en este tramo de la temporada por el campeón del grupo, el Betis B.

El sprint final llevado a cabo por el cuadro aurinegro, con 24 puntos conseguidos, fruto de siete victorias y tres empates en las diez jornadas previas al último partido en Utrera, no le alcanzó más que para llegar a esa jornada final con opciones de clasificación, pero el peso de un verano de 2016 muy complicado y de un primer tercio de temporada lastrado por una mala preparación, dejó a este San Roque de Chiqui y de Gaitán con la miel en los labios y aplazando para mejor ocasión el retorno a Segunda División B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios