Wimbledon tendrá la final soñada

  • Federer y Nadal ganan a Safin y Schuttler, respectivamente, y lucharán mañana por el título por tercer año consecutivo

El torneo de tenis de Wimbledon tendrá mañana la final soñada, después de que los dos mejores jugadores del momento, el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal, resolvieran con comodidad sus partidos de semifinales.

Federer, número uno del mundo, derrotó al ruso Marat Safin por 6-3, 7-6 (7-3) y 6-4, con lo que jugará mañana su sexta final consecutiva sobre el césped del All England Club, donde ganó en las cinco ocasiones anteriores.

Las dos últimas lo hizo precisamente ante el número dos, Nadal, que se impuso a un digno Rainer Schuttler por 6-1, 7-6 (7-3) y 6-4 en poco más de dos horas de juego.

"Hoy no fue mi mejor partido", admitió Nadal, que empezó arrasando al alemán pero bajó claramente su nivel en los dos últimos sets, en los que su derecha no se mostró tan contundente y precisa. "Aún así gané en tres sets y llego a la final con confianza".

Nadal, que se hizo sangre en la rodilla en una caída, no se sintió cómodo sobre el césped de la cancha central, algo resbaladizo, y llegó a pedir otro par de zapatillas.

Schuttler, que la única vez que había llegado a una semifinal de Grand Slam fue cuando jugó la final del Abierto de Australia de 2003 -donde perdió ante Andre Agassi-, llegó a servir con 5-4 a su favor en el segundo set. Pero concedió el break, y en el tie-break dijo adiós a sus opciones.

En el tercer set, Nadal siguió mostrándose errático, pero le bastó una rotura de servicio para llevarse un choque que podría haber sellado un poco antes, cuando tuvo tres bolas de partido con 0-40 y 5-3.

Al final, el manacorí esperó al siguiente juego para cerrar la semifinal a la cuarta oportunidad y asegurar al público londinense un nuevo clásico Federer-Nadal, el décimo octavo.

"Ahora tengo que dar lo mejor de mí. Es lo único que se puede hacer si quiero tener opciones", dijo el jugador, que le ha ganado 11 veces al número uno. "Tengo otra vez enfrente al mejor jugador del mundo".

En casi dos horas se deshizo Federer de Safin, que como todos sus rivales en el torneo tampoco pudo lograr hacerle un set al suizo. "Es genial. Es un sentimiento maravilloso tener la oportunidad de jugar otra vez la final", dijo el número uno.

Después de renacer en Wimbledon, al que llegó como número 75 del mundo, Safin se mostró impotente ante la presencia avasalladora del número uno.

Federer, que lleva 41 partidos seguidos ganando sobre la hierba londinense, jugará en Wimbledon su décimo sexta final de un grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios