vela

Vithas Hospitales asalta la Costa del Sol

  • La embarcación del Náutico Río Piedras gana la primera prueba del Campeonato Andaluz de Cruceros

Un instante de una de las mangas de la prueba malagueña. Un instante de una de las mangas de la prueba malagueña.

Un instante de una de las mangas de la prueba malagueña. / J. Landero

El First 40 Vithas Hospitales-Al Kevir, del Náutico Río Piedras de El Rompido, se adjudicó la victoria en la ya clásica Semana Náutica de la Costa del Sol. Con 21 embarcaciones en liza, distribuidas en las clases ORC 2, ORC 3, ORC 4 y Clase Libre, la prueba contó con toda clase de circunstancias en relación a viento y olas, poniendo a prueba la pericia y buen hacer.

El primer día de regata las condiciones del viento se presentaron suaves, oscilando entre los 8 y los 16 nudos y una media de 14 del suroeste, el cual aunque tardó en entablarse permitió el desarrollo de dos mangas: barlovento-sotavento, de aproximadamente nueve millas cada una. Estas condiciones, junto con la de las olas, permitieron un agradable día de regata. Ambas mangas finalizaron con triunfos del velero onubense.

El segundo día de competición se presentó con pronóstico incierto. La organización decidió al final realizar una regata costera de unas 12 millas, con salida hacia un desmarque hacia poniente, arrumbando después la flota hacia una almadraba situada a levante de Benalmádena. Dadas las predicciones de viento, que rondaba los 16-18 nudos, con puntas de hasta 22, casi todas las embarcaciones optaron por montar foques medios.

El barco onubense tomó el primero el desmarque y comenzó a navegar hacia levante con viento que roló a noreste y que se entabló entre los 14 y 16 nudos. De nuevo el velero del Náutico Río Piedras montó en primer lugar la almadraba, poniendo rumbo de nuevo al desmarque. Pero a menos de media milla de dicha almadraba comenzó la locura y el viento, literalmente, desapareció, comenzando un oleaje del suroeste que derivó en un agrupamiento de la flota. De esta forma, y aunque con muchas dificultades, los barcos más livianos pudieron continuar avanzando, mientras que los más pesados de la flota (Vithas Hospitales y Bongani - Pronavia 38) se fueron quedando rezagados. A pesar de estas dificilísimas condiciones, la organización decidió no suspender. El velero onubense quedó relegado al quinto puesto en la manga y al segundo en la general por detrás del Vikingo (First 34,7).

Los barcos salieron el tercer día de competición con pronóstico de vientos de noroeste de no más de 8 nudos, y bajando. El barco onubense encabezó la flota hasta justo el través del puerto deportivo de Benalmádena, donde se produjo de nuevo una drástica caída del viento, agrupándose la flota. El patrón del barco de Huelva, Gonzalo Fernández, leyó muy bien el campo de regatas, optado por un bordo afuera en busca de viento y trasluchando en el momento justo. Así fue, ya que cerca de tierra había un viento mas intenso que permitió al Vithas Hospitales posicionarse de nuevo a la cabeza de la flota. El First 40 de Huelva aguantó con entereza para ganar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios