Suráfrica alega racismo en el caso Semenya

"Dicen que es un hombre, pero no lo es". Maphuthi Sekgala, abuela de Caster Semenya, sintetizó con sencillez el debate planteado por los éxitos deportivos de la que es una tímida muchacha de un pequeño pueblo surafricano.

Semenya está enorgulleciendo a Suráfrica, que ayer se despertó molesta por la polémica en torno a cuál es su verdadero sexo. Tan molesta, que la palabra "racismo" no demoró en aparecer.

La Unión de Futbolistas Sudafricanos (SAFPU) también se sumó a las críticas. "Estamos decepcionados y condenamos la inconsistencia de la IAAF al realizar pruebas físicas y escrutinio genital de Semenya pocas horas antes de la final", dijo la SAFPU.

Ganadora en la noche del miércoles del oro en los 800 metros de los Mundiales de atletismo de Berlín, la surafricana de 18 años está protagonizando un ascenso meteórico.

La Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) confirmó el miércoles que está realizando pruebas para verificar el sexo de Semenya.

Dorcus Semenya, madre de la campeona mundial, aseguró no estar preocupada por el asunto. "La gente puede decir lo que quiera, pero la verdad triunfará: mi hija es una mujer. No estoy preocupada por estas cosas", dijo al diario The Star.

Semenya salió de la nada hace tres semanas con una marca de 1.56,72 minutos. En la final marcó 1.55,45 para aventajar por una inédita diferencia a la keniana Janeth Jepkosgei (1.57,90), defensora del título, y a la británica Jennifer Meadows (1.57,93).

La Federación Surafricana no ve razones para dudar de Semenya, que en 2008 mejoró su marca personal en casi nueve segundos. "¿Por qué ahora?", dijo Leonard Chuene, presidente del organismo, recordando que Semenya ya contaba con buenos resultados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios