El Sevilla, a vestir el traje liguero para seguir arriba

  • Los de Montella viajan a Vigo con la intención de regresar a puestos de competición continental

Los sevillistas David Soria y Sarabia, antes de embarcar hacia Vigo. Los sevillistas David Soria y Sarabia, antes de embarcar hacia Vigo.

Los sevillistas David Soria y Sarabia, antes de embarcar hacia Vigo. / víctor rodríguez

El Celta recibe en Balaídos al Sevilla, séptimo clasificado con una renta de seis puntos sobre los gallegos, con la obligación de ganar para mantener vivo su sueño de competir en Europa la próxima temporada, algo que también desea un equipo andaluz que ha caído de la zona europea.

Dos empates -Málaga y Athletic- y una derrota -Atlético- en las últimas tres jornadas han puesto al equipo de Juan Carlos Unzué contra las cuerdas, a falta de ocho partidos para el final de la temporada.

Sumar los tres puntos es imprescindible en el Celta para seguir en la carrera por entrar en la Liga Europa, de ahí que nadie en el vestuario celeste esconda la trascendencia del choque. Todo lo que no sea ganar es decir adiós al sueño europeo, y aumentará las dudas sobre la continuidad de Unzué en el banquillo.

El técnico navarro ha perdido crédito entre el celtismo, incapaz de olvidar los exitosos años vividos durante la etapa de Eduardo Berizzo. El argentino construyó un Celta muy reconocible, algo que Unzué sigue sin conseguir.

La baja de Maxi Gómez le obligará a retocar su once. Maneja dos opciones: situar a Iago Aspas como nueve por delante de una línea de tres volantes, como hizo en la primera vuelta contra Las Palmas, o incluir a Boyé como compañero de Aspas en punta.

El Sevilla viaja a Vigo con muchas necesidades, después de que los últimos mediocres resultados en La Liga lo hayan relegado a la séptima posición de la tabla y fuera de la zona continental.

Ya hace algunas semanas dio por imposible acceder a la cuarta plaza que tiene el Valencia y que da derecho a disputar la Liga de Campeones, pero ahora también peligra jugar la próxima temporada la segunda competición continental, la Liga Europa.

El equipo que entrena Vincenzo Montella sólo ha sumado un punto de los últimos nueve disputados, y ello lo ha puesto en la difícil situación, aunque ese punto obtenido fue en el último partido de liga ante el todopoderoso Barcelona (2-2). Algo parecido sucedió el pasado martes, ante el Bayern Múnich en la ida de los cuartos de final de la Champions.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios