El Sevilla vence y ya tiene a tiro disputar la Liga de Campeones

  • Kanouté fue el gran protagonista en la fase final del partido

El Sevilla se acercó un poco más a su objetivo de conquistar una plaza para la próxima edición de la Liga de Campeones al derrotar 2-3 al Mallorca en el Ono Estadi, un campo 'talismán' para los sevillistas ya que ha puntuado en trece de los diecinueve partidos disputados.

La quinta victoria del Sevilla como visitante en esta temporada la fraguó en una excelente segunda parte, con Kanouté, que sustituyó a Luis Fabiano, como gran protagonista al marcar un gol y estrellar un balón en el palo.

El Mallorca logró equilibrar el marcador (1-1) al empezar la segunda parte, con un gol de Daniel Güiza, que ya suma 18, y aunque luchó por el empate hasta el final tras el gol del camerunés Pierre Webó, no pudo impedir la segunda derrota de la segunda vuelta.

Un fallo del meta balear Miquel Ángel Moyá permitió al Sevilla adelantarse en el marcador casi al finalizar la primera parte (min. 43), en uno de esos goles llamados 'psicológicos'.

Mallorca y Sevilla se habían enredado en un partido bronco, con muchas faltas y escasa presencia en el área. En los primeros 45 minutos el juego se concentró en la zona ancha y ninguno de los dos equipos pudo superar los marcajes asfixiantes.

El conjunto balear tuvo las mejores ocasiones a través de Daniel Güiza, pero tampoco estuvo fino en la elaboración de las jugadas. Echó en falta como nunca al "Caño" Ibagaza y su juego perdió claridad y profundidad.

El Sevilla tampoco encontró huecos y pasaron casi desapercibidos sus extremos Jesús Navas y Diego Capel. Tampoco brilló el máximo goleador de la Liga, Luis Fabiano, que fue sustituido por Kanouté nada más empezar la segunda parte.

Güiza atrapó un balón suelto en el área tras un saque de esquina y empató el partido un minuto después de haber empezado el segundo tiempo. En un abrir y cerrar de ojos, todo quedó como había empezado. Pero, con una diferencia. En el campo estaba Kanouté, auténtico protagonista, ya que además de marcar el 1-2 (min. 66), estrelló un cabezazo en el palo (min. 60) y un defensa balear le sacó bajo los palos un gol cantado (min. 75).

El Mallorca quemó todas sus naves en busca del empate, pero se encontró con un rival muy bien plantado sobre el terreno de juego, con mucho oficio y sabiendo en todo momento lo que tenía que hacer. El golazo de Dani Alves fue la guinda en el pastel sevillista en Palma. El brasileño soltó un misil con su pierna izquierda y coló el balón por toda la escuadra. El Sevilla, con el partido controlado, a pesar del gol de Webó, dejó que pasaran los minutos hasta celebrar un triunfo que le deja más cerca de su objetivo, la Liga de Campeones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios