Sergio Ramos regresa muy molesto

  • El jugador del Real Madrid esperaba recibir más apoyos tras su expulsión

Sergio Ramos, defensa internacional del Real Madrid, se mostró molesto por la falta de apoyo público de sus compañeros y el club, tras su última expulsión ante el Mallorca en el Ono Estadio, y afirmó que le sorprendió no escuchar a nadie que valorase que los comités le retiraron la segunda cartulina amarilla.

"La verdad es que me sorprendió no escuchar a ningún compañero, ni a nadie del club, que dijera nada respecto a ese tema, pero es la realidad y hay que asimilarla. No espero nada por parte de nadie, estoy contento con lo mío e intento aprender sólo", aseguró molesto.

Fue la respuesta de Sergio Ramos a declaraciones como las que realizó Gabriel Heinze, que dijo en rueda de prensa que su compañero tenía "que aprender a tranquilizarse un poco" o a la ausencia de manifestaciones de directivos y responsables de la dirección deportiva del club blanco.

"Nadie es tonto y todo el mundo sabe muy bien lo que quiero decir. Me he sentido un poco solo, pero hay que mirar hacia adelante", manifestó Sergio Ramos.

El defensa andaluz ha sido expulsado en ocho ocasiones en las últimas tres temporadas.

Por otro lado, la posibilidad de que el Real Madrid se proclame campeón contra el Barcelona o incluso reciba pasillo de su gran rival, gusta en el vestuario. Ramos fue el primer madridista en reconocerlo.

"A todos nos gusta lo del clásico en casa, se mira con otros ojos, pero tenemos que estar muy tranquilos y mantener nuestra diferencia de puntos. Dependemos de nosotros y no se nos puede escapar. Hay que luchar sea contra quien sea, porque sería un error muy grande que se nos fuera el título", dijo el jugador del equipo merengue.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios