Remontada del Atlético de Madrid ante el Espanyol (3-2)

Empujado por la garra y la capacidad goleadora del uruguayo Diego Forlán, el Atlético de Madrid, en uno de sus sufridos y agónicos partidos, avanzó en su carrera por la Liga de Campeones al derrotar por 3-2 al Espanyol en el Vicente Calderón. El Espanyol se puso por delante con una ventaja de dos goles (Nené, de penalti, y Daniel Jarque). El Atlético perdió en el primer tiempo por expulsión al colombiano Luis Perea, pero superó todas las adversidades para remontar en el segundo tiempo.

El delantero uruguayo, con dos goles -suma 27 en la Liga- y el Kun Agüero protagonizaron la victoria rojiblanca. La afición despidió a Forlán con gritos de "uruguayo, uruguayo, uruguayo...". El Atleti conserva el quinto puesto, con 58 puntos, a uno del Valencia. Por su parte el Espanyol se acerca a la salvación con 38 puntos, a cuatro del descenso.

A las puertas del descenso aparece el Getafe después de derrotar en casa al Osasuna por 3-0, obra de Esteban Granero (dos, uno de penalti) y del nigeriano Ikechukwu Uche, en un duelo de equipos en riesgo de descenso. El Osasuna sale malparado de la jornada, ya que sólo le separan dos puntos del Sporting de Gijón, que con 34 y tras perder en Almería por 3-1, abre el trío de los que están en puestos de descenso, completado por el Recreativo de Huelva, que perdió en casa con el Deportivo de La Coruña por 1-2 y suma 33 y el Numancia, colista con 32, que no pasó del empate a cero en Valladolid. El Almería de Hugo Sánchez escapó definitivamente del peligro, con 46 puntos, gracias a las dianas de Nieto, del nigeriano Kalu Uche y del argentino Pablo Piatti, que superaron la inicial del visitante Carmelo.

El Deportivo, en su quinto partido seguido sin perder, ganó por primera vez en el Colombino (1-2) ante el Recre, al que mete en apuros, y no ceja en su pelea por acceder a las plazas de la UEFA. Joan Verdú abrió el marcador, empató Adrián Colunga por los locales y Pablo Álvarez sentenció la victoria blanquiazul.

Con el empate a cero en el José Zorrilla ante el Numancia, el Valladolid ratificó que sus jugadores están divorciados del gol. El equipo lleva más de 700 minutos sin marcar y vive de las rentas de una buena primera vuelta que le permiten, con 42 puntos, contemplar el descenso a una distancia que no necesita tila para los nervios.

Un poco más nervioso vuelve el Racing a Santander después de caer en Málaga por un gol a cero, anotado por Albert Luque de penalti en el minuto 87. El equipo del argentino Ezequiel Garay acumula 39 puntos, a cinco del descenso, mientras el Málaga, octavo con 54, sigue el acecho de los puestos de la UEFA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios