recreativo

El Recre quiere sacudirse la doble presión

  • Los jugadores se preparan para hacer frente a un Athletic, cuya seña de identidad es su empuje y garra, y así quitarse el agobio que supone estar en los puestos de descenso

Comentarios 2

Doble presión para el Recreativo. La primera es la propia que se deriva por ocupar un puesto de descenso en la categoría, una 'tortura' psicológica que es inevitable para quienes se encuentran en tan delicada situación. A ella se unirá el próximo domingo otro tipo de pressing, esta vez físico. Será el que ejerza el Athletic de Bilbao, dejando patente una vez más una seña de identidad que le ha caracterizado a lo largo de toda su historia.

Los de Zambrano esperan 'matar dos pájaros de un tiro' y liberarse de ambas presiones en el Nuevo Colombino. Es decir, primero deberán sacudirse el asfixiante juego de los vascos y si lo consiguen posiblemente tendrán el premio añadido de salir de las posiciones menos deseadas de la Liga. El equipo está trabajando concienzudamente este aspecto durante toda la semana. Así, en el entrenamiento matinal celebrado ayer en la Ciudad Deportiva, los jugadores disputaron un partidillo de preparación en el que no se dejaban apenas espacios, lo que les obligaba a tocar el balón rápido y recurrir mucho al primer toque. El técnico onubense quiere así poner a sus pupilos en situación para que no se vean desbordados por el planteamiento de los de Caparrós.

Así lo cree Iago Bouzón, convencido de que "ellos van a salir muy, muy fuertes, van a apretar, van a ir a por todas las pelotas a muerte y el entrenador está intentando durante la semana enseñarnos qué es lo que nos podemos encontrar luego y lo está plasmando en el entrenamiento".

El defensa gallego valora también de los de Caparrós "la tranquilidad" que les aporta haber ganado los tres últimos partidos. "No sé hasta qué punto puede ser bueno para nosotros, ellos vienen sin esa necesidad imperiosa de sumar los tres puntos -explica- ya sabemos cómo son los equipos de Caparrós, defensivamente son muy fuertes, muy rocosos pero en casa nosotros no podemos contemplar nada de eso, tenemos que salir a tope y más en la situación en la que estamos". Los partidos en el Nuevo Colombino dan al zaguero "buen feeling", dice, "porque el equipo sale fuerte, me gusta, y ojalá podamos sacar esos tres puntos porque gran parte de la salvación está en Huelva".

Por su parte, Camuñas interpreta la situación de calma del conjunto vasco como "una baza" a favor de los onubenses. Su propuesta es la siguiente: "Si ellos vienen aquí confiados y salen dormidos, lo que tenemos que intentar en los primeros minutos es enganchar alguna jugada y hacerles daño al principio para que no sean capaces de levantar el partido". El interior dice que el Athletic "ha logrado prácticamente la permanencia y matemáticamente sólo le falta un partido". Por eso, está convencido de que los 'leones' "van a venir aquí a jugar más tranquilos, a jugar sus cartas, sabiendo que pueden fallar varias jornadas, sin embargo, el Recreativo no, y eso tratarán de aprovecharlo ellos pero nosotros estamos muy tranquilos después de una semana dura y difícil de trabajo, y si ganamos al Bilbao esta semana vamos a lograr salir de los puestos de descenso".

Camuñas es otro jugador que encuentra al equipo "bastante bien" en casa, donde "estamos fuertes y finos, haciendo goles, nos mostramos como un equipo sólido y agresivo y además con el apoyo de la afición, que es importante", destaca. El caso es que "hay que ganar como sea, ser un equipo agresivo y hacer daño arriba como estamos haciendo aquí y luego fuera intentar sacar puntos para estar tranquilos cuanto antes y evitar estar en la situación en la que estamos, nada tranquila ni agradable".

Marco Ruben, consciente de que el Bilbao "viene de una buena racha y es un rival muy contundente", sugiere lo mismo: "Acá en nuestra cancha somos nosotros los que tenemos que ser contundentes y tenemos que marcar nuestro ritmo para que ellos no hagan su juego". El delantero no quiere encender la alarma ya que, a su juicio, "todavía falta mucho", pero sí considera que el del domingo "es un partido decisivo porque estamos jugando de local".

Sorrentino comparte su opinión al afirmar que "hay que ganar al Bilbao sí o sí en el primer minuto o en el último, sólo faltan nueve jornadas, cinco de ellas en casa y tenemos que ganar el mayor número posible y aquí siempre". En este sentido, el portero decano se muestra muy optimista aunque es consciente de las dificultades del rival: "El Athletic es un equipo que hace tres semanas estaba como nosotros pero ha ganado confianza tras sus tres últimos partidos, tiene un gran físico y potencia pero si nosotros jugamos como hasta ahora y tenemos un poquito más de suerte y marcamos, seguro que la semana que viene estaremos trabajando con la moral más arriba".

Mientras, para Rafa Barber, el partido ante los de Caparrós es "muy peligroso" para los albiazules "por la tranquilidad que ellos llegan aquí", opina. "Es un equipo super ordenado, que prácticamente tiene la salvación en el bolsillo tras sus tres últimas victorias, con la tranquilidad y confianza que eso da después de haberlo pasado mal durante la temporada, por lo que se van a sentir a gusto defendiendo el resultado".

Muy claro lo tiene Zambrano, que considera al Athletic "un conjunto sólido, compacto, muy generoso defensivamente, quizá no tanto ofensivamente, que sabe lo que quiere y lo busca con todas sus armas, sus ganas y sus ansias y al final saca un resultado positivo". Además, "juega muy unido, siempre muy juntito, poniéndole las cosas muy difíciles al equipo contrario, intentando aprovecharse cuando tiene el balón en sus pies, y sacando un rendimiento fenomenal a todos los futbolistas", añade en su análisis del rival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios