El Recre pudo con Álvarez Izquierdo

  • Gran reacción El Decano remontó dos veces ante el Deportivo con un hombre menos Triunfo valioso Los albiazules se distancian de los puestos de descenso

Comentarios 6

Triunfo de calidad. Por lo que lleva consigo, que son tres puntos, más el valor añadido de sumarlos ante un rival directo y de la forma como lo hizo. Remontando dos veces con un jugador menos y con la espada de Damocles encima por el arbitraje tan descarado de este tal Álvarez Izquierdo que en el detalle de la expulsión de Beto quedó retratado. Porque fue marcar el portugués el tanto del empate e irse directo a él, buscando cualquier resquicio -que además lo hubo por aquello de la estupidez de castigarse con amarilla lo de quitarse la camiseta- para mandarlo a la caseta antes de tiempo.

Ni por esas. El Recre sacó fuerzas de donde no se sabe, apretó los dientes cuando había que hacerlo y sacó tajada, miren por donde, de dos acciones a balón parado, hasta ahora el talón de Aquiles del Decano.

El Recre tuvo que remar contra corriente. Porque al cuadro albiazul todo se le vino abajo en apenas ocho minutos. El tiempo que tardó Álvarez Iquierdo en mostrar sus credenciales. En ese corto espacio de tiempo, al nuevo Recre de Zambrano se le desmoronó todo lo trabajado durante la semana. Porque fue el tiempo que tardó el catalán en decretar penalti, por presuntas manos de Sinama en el salto en la barrera. Jugadas como éstas definen un arbitraje, y parece ser que este tipo de acciones, en la misma frontera de la legalidad o de la ilegalidad, se sancionan de una forma u otra según el calado del equipo que esté en liza. Y para Álvarez Izquierdo el Recre no pinta demasiado -en Zaragoza también saben mucho de esto-. A partir de ese momento el Recre se desquició. Y el Deportivo se acomodó a una situación nada desconocida ya que hace dos semanas también se adelantó en el campo del Betis.

Zambrano había confiado de salida en el mismo once que sacó en Montjuic. El técnico onubense es de los piensan que si una cosa funciona no hay porqué cambiar. Y obró en consecuencia. Varela al lado derecho y Camuña más arriba.

Pero con el marcador en contra el Recre se atoró en el centro y las pocas veces que llegó con relativo peligro fue por las dos bandas. Pero fue poca cosa, de ahí que Fabricio ni se inmutara en el primer periodo.

Dos acciones de raza de Aitor, un par de incursiones de Varela y dos galopadas de Sinama Pongo-lle fueron los argumentos ofensivos de un Recreativo espeso a la hora de crear. Porque ni Jesús Vázquez ni Carlos Martins pudieron darle al juego local esa frescura que tanto necesitaba para encarar a un equipo metido atrás y tremendamente cómodo ante la situación planteada.

Con todo, con lo poquito que ofrecía el Deportivo, las puertas de la remontada siempre estaban abiertas. Máxime cuando por delante quedaba todo un segundo tiempo en el que, a la fuerza, el Recreativo tenía que cambiar si quería ganar para no entrar de nuevo en la zona de la zozobra. Y vaya que si cambió.

El Recre le dio la vuelta a la tortilla jugando con un hombre menos y sumó tres puntos que ahora tienen un valor increíble y que pueden ser decisivos al final de esta Liga.

El partido enloqueció. Todo estuvo en el empate del Recre. A los tres minutos de la reanudación el Decano equilibró el marcador, pero perdió al autor del tanto, Beto, por mor del reglamento y por la voracidad tarjetera del mencionado Álvarez Izquierdo.

De ahí al final pasaron cosas. Primero que el Recre tardó poquito en marcar el segundo gol. Fue Sinama Pongolle el que engatilló un zambombazo impresionante desde fuera del área, que acabó con el balón en la misma escuadra de Fabricio.

Pero quedaba un mundo. Y el Deportivo estaba con un jugador más. Zambrano dio entrada a Zahinos por Varela para fortalecer la zaga, y luego a Marcos Ruben por el cansado Sinama. El Recre, obligado por las circunstancias, se tuvo que meter atrás.

Sorrentino salvó el empate tras un cabezazo de Riki, y en la misma jugada De Guzmán mandó el balón al larguero. Preámbulo del tanto de Riki tras un nuevo centro de Manuel Pablo.

El partido se puso de cara de nuevo para el Deportivo, que insistió arriba. Pero se topó con la fe del Decano, que ayer tuvo el golpe de fortuna necesario para lograr un tercergol que significó un triunfo quien sabe si decisivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios