El Real Madrid fracasa en Riazor

  • Un autogol de Pepe, a los 52 minutos, significó una importante victoria para el Deportivo ante un equipo blanco que, tras el partido de ayer, suma ya dieciocho años sin ganar en el feudo coruñés

El Real Madrid se estrelló una vez más en el campo que peor se le ha dado en los últimos 17 años, fue incapaz de superar a un rocoso Deportivo, y pagó con un gol en propia meta del portugués Pepe una derrota, que le condena a sufrir un nuevo varapalo en La Coruña.

El Madrid sólo pudo probar a Aouate con un balón colgado de Torres hasta el ecuador del primer periodo, momento en el que desistió parcialmente de su idea inicial para que el Deportivo tuviera mayor participación en el encuentro y pudiera despistarse en defensa.

El Deportivo asumió una especie de calma tensa, convirtió el partido en un duelo táctico e impidió que los de Schuster estuvieran sueltos y sacaran a relucir sus virtudes.

Los gallegos liberaron ligeramente su corsé en la reanudación y pisaron con más ambición, pero sin demasiado peligro, el campo del Real Madrid, que empezó a encontrar huecos en la muralla deportivista, aunque los desaprovechó y lo pagó.

Un ex madridista, Filipe Luis, que no llegó a jugar con el primer equipo, se vengó de los blancos con una cabalgada por la banda izquierda y un centro envenenado que el portugués Pepe despejó hacia su propia portería para desesperación de un sorprendido Casillas.

Schuster reaccionó once minutos después del gol con la entrada de Higuaín y Robinho, y el Real Madrid, en una lucha contra el reloj, se fue con todo al ataque para tratar de enmendar el rumbo ante un Deportivo que volvió a retrasar las líneas y empezó a buscar la sentencia al contragolpe.

A la desesperada, el Madrid imprimió un ritmo frenético en busca de un gol salvador, pero el Deportivo aguantó el pulso y consiguió una victoria necesaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios