Raikkonen se refugia en el Mundial de Rally

  • El piloto finlandés ficha por el segundo equipo de Citroën por un año, aunque ya se especula con su regreso a la Fórmula 1

La Fórmula 1 sufrió la pérdida de una de sus grandes estrellas, el piloto Kimi Raikkonen, que abandona el gran circo para probar suerte en el Mundial de Rally en el segundo equipo de Citroën. La marca francesa anunció el fichaje del campeón del mundo de Fórmula 1 de 2007, cuyo contrato con Ferrari concluyó de manera anticipada por el fichaje de Fernando Alonso.

Raikkonen será compañero de marca del heptacampeón del mundo francés Sebastien Loeb. "Siempre quise en algún momento de mi carrera participar en el Mundial de Rally", dijo el finlandés, que firmó un año de contrato. "Me ilusionan los primeros tests y el inicio", agregó.

El segundo equipo de Citroën estará apoyado económicamente por Red Bull, la firma austriaca de bebidas energéticas que ya está presente en la Fórmula 1 con dos equipos: Red Bull Racing y Scuderia Toro Rosso. "Eso no significa que en 2011 vaya a ser un piloto del equipo Red Bull", descartó un portavoz de la firma. Sin embargo, se especula con que el finés compartirá equipo al año siguiente con el joven alemán Sebastian Vettel tras su paso por el rally.

Raikkonen ya había hecho el año pasado una incursión en el rally. En la prueba de Finlandia dejó una buena impresión hasta que se salió de la pista y volcó. Su compañero será el galo Sebastien Ogier, mientras que como copiloto tendrá a su compatriota Kaj Lindstrom, que ya estuvo al lado del cuatro veces campeón mundial Tommi Makinen.

Su debut será con el Citroën C4 en el Arctic Lapland Rally el 28 de enero, la primera prueba del campeonato finlandés. En la edición de 2009, con su propio Fiat Abarth Grande Punto S2000, ocupó el puesto 13.

La Fórmula 1, que ya ha sufrido la fuga de tres fabricantes en un año, padece ahora la pérdida de uno de sus pilotos más talentosos. Raikkonen salió de Ferrari, donde recibía 15 millones de euros al año y no encontró ningún otro equipo. Los contactos para regresar a McLaren-Mercedes fracasaron por un desacuerdo económico. Ahora se enfrenta a un nuevo desafío, una motivación para volver a apretar a fondo el acelerador: amenazar el dominio de Loeb.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios