fútbol liga santander

Presión en Anoeta para un Madrid necesitado

  • El equipo de Zidane se enfrenta a una Real Sociedad aún invicta

Cristiano, ausente de la convocatoria por sanción, intenta arrebatarle el balón a Modric en el entrenamiento. Cristiano, ausente de la convocatoria por sanción, intenta arrebatarle el balón a Modric en el entrenamiento.

Cristiano, ausente de la convocatoria por sanción, intenta arrebatarle el balón a Modric en el entrenamiento. / Luca Piergiovanni / efe

El Real Madrid visita Anoeta con los papeles cambiados con la Real Sociedad, segunda en la tabla, igualada a puntos hasta ayer con el líder Barcelona e invicta, mientras que el equipo blanco, vigente campeón, vive una racha irregular tras encadenar dos empates en el Santiago Bernabéu.

No termina de arrancar el Real Madrid en la competición nacional, ya a siete puntos del Barcelona, tras el triunfo azulgrana ayer, y con la presión de que aparezcan los verdaderos problemas si suma un nuevo tropiezo. Eso sí, se ha abonado en las últimas temporadas a los buenos resultados en San Sebastián, donde ha ganado en seis de sus diez últimas visitas, con una sola derrota, la encajada en 2014 (4-2).

El donostiarra es ahora un equipo más fuerte. Es el más goleador de la competición en este inicio de temporada, ha marcado cuatro tantos en casa del Dépor y tres al Villarreal, dato elocuente de su gran poder de medio campo hacia arriba.

El partido del jueves contra el Rosenborg no pasará factura física a los jugadores de la Real, porque los noruegos no fueron un rival exigente y su técnico, Eusebio Sacristán, salvo con Illarramendi, repartió minutos y dio descanso a jugadores vitales en su esquema.

El Madrid por su parte, llega con la necesidad de vencer pese a ser tan solo la cuarta jornada. La provocan dos tropiezos inesperados como local ante el Valencia y el Levante que frenaron la euforia del inicio con la conquista de las Supercopas de Europa y España y ponen una in quietante distancia de siete puntos respecto al Barcelona.

Además, aterriza en San Sebastián condicionado por importantes bajas, en plena mala dinámica de lesiones musculares, que en una semana le han quitado a Zinedine Zidane la posibilidad de alinear a Benzema, Kovacic y Kroos. Vallejo completa las ausencias por lesión y sancionados están Marcelo y Cristiano.

Los focos apuntan al jugador más exigido del momento, Bale, para el que Zidane pide tiempo. A los cuatro meses de su recuperación asegura que necesita más partidos para regresar a su nivel. Sin Cristiano ni Benzema, sobre el galés recaerá el liderazgo en uno de sus estadios preferidos. En Anoeta ha marcado cinco goles en cuatro partidos.

Se trata de un duro examen para el Madrid, que juega ante una Real Sociedad lanzada y con bajas ofensivas claves para Zidane, que tendrá que innovar en su sistema para situar a Asensio de falso nueve.

Bale demostró ante el Levante, tras la lesión de Benzema, que no es una zona en la que se encuentre cómodo y caerá a la izquierda, en la que el lateral se debate entre Theo Hernández, sustituto natural de Marcelo, o Nacho, que dejaría su plaza en el centro de la zaga a Varane y pasaría al costado izquierdo. Será el último partido liguero sin Cristiano. Como quedó demostrado en Liga, el Real Madrid necesita la pegada de su líder para auparse a la competición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios