El Pozo noquea al Calañas

  • Los costeros toman ventaja al dar la sorpresa en la ida (4-1)

El Pozo del Camino dio ayer la sorpresa al derrotar justamente a un Calañas que defraudó y que no demostró su condición de campeón en la fase regular.

Nada más comenzar el partido se vieron las intenciones de ambos equipos. El Pozo iba rápido en busca de la portería contraria, y el Calañas esperaba atrás, como demostraba el hecho de dejar a sus dos máximos goleadores, Cata y Juande, en el banquillo.

Al comienzo, el conjunto costero tuvo dos aproximaciones abortadas por la zaga visitante. Tímidamente, los hombres de Javi Díaz salían de la retaguardia pero sin mucho peligro, pero el Pozo seguía asediando la meta rival. Y obtuvo su recompensa en una jugada en banda de Pepe, que entra en el área, da el pase atrás y Joselito Faneca chuta a gol entre las piernas de Román.

El gol todavía espoleó más al Pozo, una apisonadora. Seguía en pos de su objetivo, el gol, que logró nuevamente en un saque de esquina en el que se anticipa Contraras en el primer palo a su defensor, batiendo al portero.

El técnico del Calañas, viendo el panorama, se vio obligado a hacer un cambio. Introdujo a su máximo artillero de la Liga, Cata, lo que provocó que el Pozo se replegara hacia atrás, a la espera de las contras. Y sirvió. Porque en un robo de Martín Estévez, da un gran pase de unos 25 metros, dejando sólo ante el cancerbero al matador Javi Faneca, que fusila a Román para el 3-0.

Cuando pasaban tres minutos del tiempo, la primera aproximación visitante al área poceña, llegó el primer gol, de Cata, al resolver varios rechaces en el área.

En el descanso, el Calañas hizo su segundo cambio e introdujo a su otro atacante, Juanje. El Pozo ya no asediaba tanto la meta rival pero hacía un gran derroche físico. Y llegó el cuarto, en una falta lejana botada de nuevo por Joselito Faneca y, desde atrás, Javi Faneca se anticipa a su defensor y de cabeza bate al meta rival (4-1).

El juego era muy trabado pero el Pozo tenía tomada la medida al partido y dominaba a su rival.

En el 87', una tonta mano de un defensa local fue castigada por el arbitro con penalti. Cristian se dispuso a acortar distancias pero se encontró con el parapenaltis Salva, que detuvo su cuarta pena de la temporada para poner la guinda al gran partido local.

Y la sorpresa se confirmó tras cinco minutos de prolongación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios