Política, reivindicación y protestas, la otra final copera

  • Recelos en la previa por el recibimiento de los separatistas al rey Juan Carlos I y el himno

Comentarios 6

No todo será hoy fútbol en Valencia. La final de la Copa del Rey de España entre Barcelona y Athletic de Bilbao tiene también un afilado perfil político, ya que separatistas vascos y catalanes anunciaron protestas ruidosas en presencia del mismo monarca.

Muchos temen lo que sucederá pocos minutos antes del inicio del partido, a las 22:00, cuando el rey Juan Carlos I aparezca en el palco presidencial del estadio de Mestalla y después suene el himno español.

Barcelona y Athletic, los equipos quizás con un ADN más reconocible del fútbol español, han sido adoptados por los grupos separatistas de Cataluña y País Vasco, respectivamente, como portadores de los "elementos diferenciales" de esas regiones.

Y esos grupos quieren hacerse notar hoy con las imágenes de televisión retransmitidas por todo el mundo.

"En el marco de la final de la Copa del Rey, teniendo en cuenta que será presidida por el máximo representante del Estado español, hacemos un llamamiento a las aficiones del Barça y Athletic para que conviertan dicha final en un marco de reivindicación", pidieron la pasada semana Ricardo Mendiguren y Endika Guarrotxena, ex jugadores del Athletic y miembros de Esait, la plataforma pro selecciones vascas.

Esait reivindicará hoy en el "campamento de fans" del Athletic la oficialidad de la selección vasca, que, como la catalana, sólo puede disputar partidos amistosos.

La afección política de los ex futbolistas del Athletic Mendiguren y Endika no es casual. Joseba Garmendia, actual jugador de la plantilla, apoyó en diciembre una manifestación a favor de la selección de fútbol y la nación vascas.

El Athletic es el único equipo de la Liga que juega sólo con jugadores vascos y de regiones limítrofes, como Navarra o La Rioja. En los años 90 contrató al francés Bixente Lizarazu, campeón del mundo con los bleus y de ascendencia vascofrancesa.

La directiva del Athletic de Bilbao, ajena a cualquier filiación política pública, rechazó siempre guardar un minuto de silencio en el estadio de San Mamés tras los asesinatos de ETA.

El 9 de marzo de 2008, decidió romper esa tradición: hubo minuto de silencio por el asesinato del político Elías Carrasco, pero sólo duró ocho segundos ante las protestas de una zona del estadio.

Por su parte, el grupo Catalunya Acció, que defiende la independencia de la región, pidió que las aficiones reciban hoy "de espaldas" al monarca español, manifiesten "ruidosamente" su protesta contra el himno y expresen su rechazo a las "imposiciones" del Estado y a la "sumisión" que sufren País Vasco y Cataluña.

Además, la plataforma pro selecciones catalanas repartirá 5.000 silbatos con el lema "una nació, una selecció" (una nación, una selección).

A diferencia de los dirigentes del Athletic, el presidente del Barcelona, Joan Laporta, siempre defendió el papel del club azulgrana como abanderado del catalanismo por todo el mundo.

Las ikurriñas y senyeres (banderas del País Vasco y de Cataluña, respectivamente) ya se podían contemplar ayer por la calurosa Valencia, ciudad tradicionalmente conservadora y afín al Partido Popular.

Los ultraderechistas de la ciudad mediterránea plantearon una manifestación para hoy, cuando se esperan unos 50.000 aficionados de ambos equipos.

El choque servirá también para que las juventudes nacionalistas vascas y catalanas pidan el voto para las próximas elecciones europeas del 7 de junio.

Los organizadores del partido aguardan con cautela lo que pueda ocurrir. El diario Marca aseguraba ayer que el volumen del himno español se elevará para que no se escuchen las protestas, que se dan por seguras.

Los responsables de las movilizaciones en Cataluña, según informa el diario catalán Avui, están convencidos de que la retransmisión televisiva "censurará" las actitudes más polémicas del público, minimizando el ruido de los silbidos o evitando mostrar pancartas.

La señal televisiva del partido será distribuida por la productora Santa Monica Productions, contratada por la Federación Española de Fútbol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios