Peleado con el refranero

  • Zambrano Sólo con el técnico onubense el Recre cumplió lo de "a entrenador nuevo, victoria segura" Entrenadores Desde su vuelta al fútbol profesional se vivieron cinco destituciones

El Recreativo de Huelva no se lleva bien con el refranero futbolístico. Eso de 'a entrenador nuevo, victoria segura', que se suele decir cuando se produce un relevo en los banquillos, se da con cuenta-gotas en el equipo albiazul. Al menos desde que regresó al fútbol profesional en 1998.

Desde ese momento en el Recre se han vivido cinco destituciones de entrenadores, y sólo en una ocasión el Decano logró hacer bueno ese dicho tan popular. Ocurrió en la temporada 2007-08 cuando se produjo el relevo de Víctor Muñoz por Manolo Zambrano. En esa oportunidad sí se cumplió el dicho, y el Decano, en el estreno del técnico onubense en el banquillo albiazul, derrotó en Montjuic (1-2) al Espanyol. La destitución del técnico aragonés se produjo en la jornada 11 cuando el Recre estaba en posición de descenso. En el desarrollo de la temporada, el conjunto recreativista, a duras penas, logró salvar la categoría.

Sin embargo esa es la excepción. Porque en las tres destituciones restantes el Recre no ganó en el estreno del entrenador. En la campaña 1999-2000 Julio Fernández Peguero se sentó en el banquillo recreativista tras la destitución de Alfonso del Barrio. Ocurrió en la 21ª jornada de Liga tras perder en el estadio Colombino de Isla Chica (0-1) con el Osasuna. En el siguiente compromiso el Recre no pasó del empate sin goles con el Compostela. El problema no quedó ahí, pues como también es común en el Recre, éste no ganó con el nuevo técnico hasta el cuarto partido tras el relevo en el banquillo.

Algo parecido ocurrió en la temporada 2003-04 cuando se produjo la salida de Paco Herrera. El Recre decidió prescindir del técnico en la 13ª jornada, cuando estaba fuera de los puestos de descenso con 13 puntos.

Fue una situación similar a la actual, pues el equipo venía, como ahora, de Primera División, y se apostó por un técnico más conocido de lo habitual para reconducir la nave albiazul. Tanto Herrera como Javi López propugnaron un fútbol de toque, que luego no se vio en el terreno de juego. Tampoco los resultados acompañaron.

Como curiosidad se podría decir que en esa ocasión no se cumplió dos veces ese dicho. Porque tras caer el catalán se hizo cargo de manera provisional el entonces director deportivo, Pepe Rivera. Con el onubense en el banquillo el Recre empató a un gol en Salamanca.

Quien ocupó el cargo de entrenador fue Sergio Kresic, que tardó cinco jornadas en conseguir su primera victoria. El debut del croata en el banquillo onubense se saldó con un empate en casa (2-2) con Las Palmas.

Kresic no llegó a acabar la temporada, pero su salida fue pactada con los dirigentes albiazules y no fue una destitución.

Luego llegaría la mencionada temporada en la que con Manolo Zambrano se hizo honor al dicho popular, que no se cumplió al año siguiente cuando el destituido fue él. Esta vez fue un cese prematuro, pues se produjo en la sexta jornada tras caer estrepitosamente con el Málaga (0-4) en el Nuevo Colombino. En ese instante el Recre ocupaba puesto de descenso (era 18º y tenía 4 puntos).

En esa ocasión quien le relevó, Lucas Alcaraz, tardó ocho jornadas en ganar su primer partido. Su debut en el banquillo albiazul fue en Valladolid y el Recre sólo pudo empatar (1-1).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios