Grupo F

Paraguay: Octavo Mundial con un 'toque' argentino

La selección de fútbol de Paraguay, bajo el timón del técnico argentino Gerardo Tata Martino, recalará en Suráfrica a su octava Copa del Mundo, la cuarta de forma consecutiva y tras completar la mejor campaña de su historia en unas eliminatorias.

La albirroja ocupó el tercer lugar en las eliminatorias de la Confederación Suramericana de Fútbol, con 33 puntos -tres más de lo que alcanzó para la Copa de Corea-Japón 2002-, detrás de Brasil (34) y de Chile, que con los mismos puntos obtuvo mejor diferencial de goles, y por delante de Argentina y Uruguay, éste último país clasificado para Suráfrica en las repesca contra Costa Rica.

La campaña comenzó con manera irrefrenable al ganar cinco partidos consecutivos, situó al equipo guaraní con el 45 por ciento de su puntuación total con actuaciones de gran mérito en especial ante los teóricos rivales más fuertes -ganó en casa a Brasil (2-0) y empató a un tanto en su visita a Argentina.

Además, Paraguay selló su pasaporte a falta de dos jornadas para el cierre de las eliminatorias, precisamente al derrotar por a 1 a 0 y poner contra las cuerdas al equipo de Diego Maradona.

Ganó diez partidos, empató tres y perdió cinco, anotó 24 goles y encajó 16 para registrar un saldo de +8, dos menos de los alcanzados por Chile para desplazarlo a la tercera ubicación.

Desde que Sudamérica define sus clasificados través del sistema de "todos contra todos" (de liga), los guaraníes nunca han faltado a una cita mundialista y el desafío ahora es quebrar el muro de octavos de final, instancia en la que se despidieron en México'86, Francia'98 y Corea Japón 2002.

Otra particularidad de la selección albirroja es que como en las otras tres fases previas anteriores fue dirigida por un técnico extranjero.

En el trayecto a Francia'98 estuvo Paulo César Carpeggiani, de Brasil; para Corea-Japón Sergio Markarián, de Uruguay, quien en la fase final fue sustituido por el italiano Cesare Maldini, mientras que para Alemania otro uruguayo, Aníbal Maño Ruiz.

Martino, de 47 años, un alumno aventajado de Marcelo Bielsa, que también estará en el Mundial con la selección de Chile, llegó a la albirroja en marzo de 2007, con un pergamino de siete títulos de liga con el Libertad y el Cerro Porteño.

El estratega, obsesionado por la táctica, el orden y el desempeño de sus jugadores en sus clubes, se ganó el respeto en Paraguay luego de la brillante campaña de la primera ronda, pero en la recta final fue objeto de críticas al nacionalizar a dos compatriotas suyos en detrimento de juveniles paraguayos.

Uno de ellos, el centrocampista Jonathan Santana, del Wolfsburgo alemán, entró a hacer parte de la columna vertebral del equipo "albirrojo", mientras que el también centrocampista Néstor Ortigoza, del Argentinos Juniors, tampoco desentonó en el único partido que jugó.

La zona media fue la más movida en las 18 jornadas, ya sea por lesiones, sanciones o estrategia, aunque Martino mantuvo una línea de apoyo integrada, además de Santana, por Cristian Riveros, del Cruz Azul mexicano, Edgar Barreto (Atalanta, Italia) y Enrique Vera (Liga Deportiva de Quito, Ecuador).

En la retaguardia, el meta Justo Villar, del Valladolid, ha sido titular indiscutible, en la zaga central fueron fijos Julio Cáceres (Boca Juniors, Argentina) y Paulo da Silva (Sunderland, Inglaterra), mientras que por la banda derecha alternaron Darío Verón (Pumas de México) y Denis Caniza (Nacional) y la izquierda Claudio Morel (Boca Juniors, Argentina) y Aureliano Torres (San Lorenzo, Argentina)

Por su parte, Salvador Cabañas (América, México) y Nelson Haedo (Borussia Dortmund, Alemania) hicieron parte del tándem ofensivo más usado por Martino, siendo el primero el máximo artillero, con seis goles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios