Ovaciones para un decepcionado Rahm

  • El vasco terminó en los últimos puestos de la clasificación, y aun así se ganó el cariño del público

Jon Rahm terminó en los últimos puestos de la clasificación su primera participación en PGA Championship, que se disputó en Quail Hollow, a las afueras de Charlotte (Carolina del Norte).

"Fue una batalla continua y las cosas no salieron como quería", declaró Rahm después de una última ronda en la que firmó cuatro bogeys, uno de ellos en el 18, después de sacar la bola de los árboles y dar un golpe taurino de espaldas al borde del agua, que se ganó la ovación de los miles de espectadores que rodeaban el último green.

En su poco más de un año como profesional en Estados Unidos, el golfista de Barrika, de 22 años, se ha ganado la admiración y el cariño del público internacional con su fortaleza física, su creatividad y su pasión.

"Estoy trabajando en no exteriorizar tanto. Tengo que aprender a hacer eso y hacer buenos resultados", dijo Rahm, que confesó haber estado a punto de tirar el palo en varias ocasiones durante la semana, y también de hacer un amago de golpear la bolsa con el putt tras algunos fallos en los complicados greens del Quail Hollow.

El vizcaíno acabó con +7, muy lejos del líder provisional, el japonés Hideki Matsuyama (-7), protagonista de la batalla por el título contra varios estadounidenses durante los primeros nueve hoyos de la última jornada del cuarto grande de la temporada.

"Obviamente no he jugado bien los grandes. No sé si es el cansancio acumulado, mala preparación... No sé exactamente cuál es la solución, pero es mi primer año", comentó Rahm haciendo repaso de sus primeros seis majors, en los que sólo falló un corte, si bien no pasó del vigésimo tercer puesto.

El joven golfista era el único español que había sobrevivido el corte para el fin de semana, después de la eliminación de Sergio García, vigente campeón del Masters de Augusta; Rafa Cabrera Bello, reciente vencedor del Abierto de Escocia; y Pablo Larrázabal.

Los tres se fueron después de dos días de competición tanto o más frustrados que Rahm con su juego y las duras condiciones de Quail Hollow: Cabrera Bello con "ganas de olvidar" y concentrarse en el resto de la temporada; García sintiéndose "como un hándicap 4" y Larrázabal con la intención de "dejar de jugar" hasta que no volviera a divertirse.

A pesar de todo, el golf español se encuentra en uno de los mejores momentos de la historia. De momento, García, Rahm y Cabrera Bello, quinto, sexto y decimosexto, respectivamente, del ranking mundial, tienen claras posibilidades de ganar las finales del Circuito de Estados Unidos en las próximas semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios