El Nuevo Colombino, un espectáculo

  • A pesar de la victoria recreativista ante el Murcia, la actuación del colegiado Velasco Carballo fue sibilina en contra de los intereses del Decano · Por fortuna ya ha quedado en el olvido el partido contra el Mallorca

ES evidente que desde la llegada al banquillo recreativista del técnico onubense Manolo Zambrano, el estadio Nuevo Colombino es todo un espectáculo de goles, donde el aficionado se divierte con el número de tantos que se producen. Sólo hay que tirar de las estadísticas para comprobar que en el partido contra el Deportivo se marcaron cinco goles, los mismos que contra el Real Madrid, subiéndose la marca a seis el pasado sábado ante el Murcia; si bien es cierto que contra los del Santiago Bernabéu el resultado no fue favorable para los albiazules.

Mucha alegría hay entre los aficionados por el resultado del pasado sábado, algo lógico. Aun así, personalmente estoy muy disgustado con la actuación del colegiado Velasco Carballo, que hizo un arbitraje muy sibilino contra los intereses del conjunto onubense, intentando que los albiazules no pudieran progresar en un montón de jugadas. Incluso una agresión que sufrió Iago Bouzón delante de sus propias narices fue castigada sólo con tarjeta amarilla; sin olvidarnos de la pena máxima que pitó en contra de los chicos de Manolo Zambrano, cuando con anterioridad Iván Alonso se había llevado el esférico con las manos. A nosotros nos pareció un arbitraje muy inteligente por su parte, pero, eso sí, dañando los intereses del Decano, lo que es injusto a todas luces. Pero no es que éste haya sido un arbitraje malo aislado, pues no hay que olvidar que contra Deportivo de la Coruña y Real Madrid, la actuación de los respectivos colegiados también fueron para analizarse y, desde luego, mosquearse.

El Recreativo ha cumplido con nota el expediente que tenía este pasado sábado, alzándose con la victoria ante un rival que también está metido en la pelea por salvar la categoría, aunque con pocas posibilidades después del último partido jugado en Huelva. Los albiazules recobran de esta manera el optimismo y la ilusión, más cuando han logrado alcanzar a otros rivales que asimismo luchan por eludir el descenso a Segunda División, aunque todavía esté colocado entre los tres últimos clasificados, fruto de los goles a favor y en contra, que no son muy favorables. Aunque lo importante es que, con los resultados de este pasado fin de semana, el panorama se ha puesto mucho más propicio para dar un paso grande en las próximas jornadas a las aspiraciones y el objetivo de permanecer la campaña venidera entre los grandes de nuestro fútbol patrio.

La parte baja de la tabla clasificatoria está tan apretada que, a poco que un conjunto gane un par de partidos seguidos, saldrá de la misma y podrá mirar el futuro más inmediato con cierta tranquilidad, que es lo que espera y desea el Decano del fútbol español. Desde luego, con el juego que están desarrollando los discípulos de Manolo Zambrano, sobre todo en el Nuevo Colombino, hay que ser optimistas. Distinto es el comportamiento lejos de Huelva, donde los albiazules, a excepción del partido contra el Español, han tenido problemas defensivamente hablando y si bien en Valencia lograron arrancar un punto, no es menos cierto que sólo la actuación de Stefano Sorrentino impidió un resultado abultado a favor del conjunto ché; contra el Mallorca, pues ya se sabe lo que ocurrió. De todas formas, a este equipo se le está viendo actitud y hay que creer en él para que salve la categoría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios