Nadal no desespera

  • El mallorquín, que se muestra satisfecho con su juego, cayó con Federer, que en la final superó a Isner por 7-6 (7) y 6-3

Roger Federer eliminó a Rafael Nadal por 6-3 y 6-4 en las semifinales del torneo de tenis de Indian Wells, en un partido que comenzó con tres horas de retraso por la lluvia.

El encuentro pudo arrancar de forma muy distinta si el español llega a aprovechar las dos bolas que tuvo para romper el saque de su rival. A partir de ahí, el número tres del mundo sacó su derecha a pasear y derrochó toda su clase en varias acciones lujosas para la vista que lograba articular sin aparente esfuerzo (3-0), incluido un break en el primer servicio de Nadal.

La exhibición de reveses y voleas del de Basilea encontró rápida respuesta en la garra, coraje y potencia de Nadal, que se anotó los tres siguientes juegos. Sin embargo, con 4-3 a favor del suizo, el mallorquín encajó un duro golpe al encajar otra rotura para, a continuación, ceder el set en blanco con una preciosa dejada. El ganador del primer set se hizo con la victoria en 20 de los 27 duelos disputados entre ambos, incluidos 14 de los últimos 16. Y así ocurrió una vez más.

Soplaba el viento con mucha fuerza y volvían a caer algunas gotas, aunque no las suficientes como para detener el encuentro. El manacorí decidió asumir más riesgos y subir a la red. Salió victorioso, pero su atisbo de reacción fue sepultado de forma clamorosa por un imperturbable Federer, que le robó el saque a su oponente con un juego en blanco (2-1).

Con 3-1 en contra, regresar al partido pasaba por un break del mallorquín. Lejos de producirse, Nadal, que cometió una doble falta en el peor momento, comenzó a asomarse al abismo al perder de nuevo sobre su servicio (4-2).

Federer no perdonó con el suyo y dejaba al español a un juego de ceder el partido. Ahí respondió con casta el de Manacor. Evitó que el suizo cantase victoria con su saque y defendió el suyo (5-4). Pero luego, tras un parón motivado por la lluviam Federer desenfundó y disparó a la velocidad de la luz.

"Él jugó fantástico, sólo me queda felicitarle. Sentía que podía competir y ganar el partido, pero después el viento empeoró y me resultó muy difícil jugar con una táctica clara. Cometí más errores y pienso que él jugó muy agresivo", admitió Nadal, que añadió: "Estoy jugando con energía. Consideraré 2012 un buen año si sigo jugando como lo estoy haciendo. Incluso si no gano nada importante".

Anoche, en la final, el suizo superó al estadounidense John Isner por 7-6 (7) y 6-3 tras 81 minutos de partido

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios