Mutola deja a Martínez sin bronce

  • El equipo español no suma más medallas al concluir cuarta la pucelana en los 800 tras la mozambiqueña, el mismo puesto que Beitia en altura, mientras que la rusa Soboleva batió el récord mundial de los 1.500

España se quedó como estaba, con la única medalla de Juan Carlos Higuero lograda el sábado tras los cuartos puestos de Mayte Martínez y Ruth Beitia, en 800 y altura, respectivamente, en la jornada que cerraba los Mundiales bajo techo. La rusa Yelena Soboleva remató la cita con un récord mundial de 1.500 y la mozambiqueña Mutola logró con 35 años su novena medalla, arrebatando el bronce a Mayte Martínez.

Soboleva batió su récord con un tiempo de 3.57.71 que le dio el oro por delante de la defensora del título, su compatriota Yuliya Fomenko (3.59.41), y de la etíope Gelete Burka (3.59.75). Había logrado su plusmarca hasta ayer vigente el 10 de febrero en Moscú con un registro de 3.58.05.

La carrera discurrió al ritmo que marcaron las rusas, y la bahrainí Maryam Yusuf Jamal no pudo aguantarlo en las dos últimas vueltas. Soboleva aceleró en los últimos 200 para llevarse título, récord y 90.000 dólares.

Los Mundiales terminaron con un intento de récord mundial a cargo de la croata Blanka Vlasic, que con el oro en altura a buen recaudo elevó la barra a 2,09 con el propósito de batir por un centímetro la plusmarca de la sueca Kajsa Bergqvist, pero falló. Ruth Beitia terminó cuarta (1,99).

Mutola, siete veces campeona del mundo de 800 en sala, hizo su peor resultado en nueve mundiales bajo techo: un bronce que arrebató en la recta a Mayte Martínez. La final tuvo una ganadora inesperada en la australiana Tamsyn Lewis (2.02.57). La mozambiqueña tomó la cuerda al principio, pasó los 400 en 1.03.11 y cayó atrás con el ataque de la australiana, pero aún tuvo fuerzas para adelantar a Martínez y llegar tercera, tras Lewis y la ucraniana Tetiana Petlyuk.

En los 800 masculinos, Abubaker Kaki Khamis, de 18 años, dio a Sudán la primera medalla en Mundiales bajo techo, batiendo con un tiempo de 1.44.81 al surafricano Mbulaeni Mulaudzi.

Tariku Bekele heredó el título de 3.000 de su hermano Kenenisa y dio a Etiopía el quinto oro en mundiales bajo techo con un acelerón a tres vueltas de la meta que dejó sin aliento al keniano Paul Kipsiele Koech. Abraham Cherkos, tercero, remató el éxito de Etiopía. El español Sergio Sánchez fue octavo.

En pértiga, el estadounidense Brad Walker llegaba como campeón mundial en sala y al aire libre, pero fue derrotado por el joven campeón ruso, Evgeniy Lukyanenko, que se elevó 5,90 en el mejor salto mundial del año. Walker aspiraba a ser el segundo pertiguista, tras Bubka, que revalidaba el título pero se conformó con la plata. El australiano Steven Hooker completó el podio.

La longitud habló portugués. La portuguesa Naide Gomes cuajó el mejor salto mundial del año (7,00) en la quinta ronda, y relegó al segundo puesto a la brasileña Maurren Higa Maggi (6,89). La rusa Irina Simagina fue tercera (6,88). Concha Montaner hizo un mejor brinco de 6,57 para concluir quinta.

La final femenina de 400 se resolvió por una sola centésima en beneficio de Olesya Zykina (51.09) en el duelo ruso con Natalya Nazarova (51.10). Estados Unidos ganó el bronce con Shareese Woods (51.41).

El canadiense Tyler Christopher ganó la final masculina de 400 con una impetuosa recta final en la que arrolló al sueco Johan Wissman. El estadounidense Brian Clay se consagró en la combinada bajo techo con 6.371 puntos. Tuvo a tiro el récord mundial de su compatriota Dan O'Brien (6.476) pero los 1.000 metros lo impidieron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios