Mucha recompensa para un pobre juego

  • El Cortegana se impuso al UD Pastores gracias a una revolución en el juego en la segunda parte

El Cortegana ha jugado dos partidos consecutivos en tres días en casa, sacando cuatro puntos de seis posibles. A pesar de la victoria ayer ante la UD Pastores no jugó bien el equipo serrano, con una primera mitad para olvidar ante un rival que se defendía al pelotazo, eso sí, con mucho oficio por la veteranía de sus jugadores. Sin embargo, los de Gúmez en vez de ofrecer el juego de otros encuentros, le seguía el juego a su rival, que conseguía irse al descanso con empate a cero, que no era poco para un equipo que está en los puestos bajos de la clasificación. Sin embargo, los locales parece que no percataron de esta situación para hacerle daño a su adversario, que era tan sencillo como jugarle con rapidez por las bandas. De hecho, las pocas veces que lo intentaron, el conjunto gaditano no sabía cómo pararlo.

Muy pocas ocasiones de gol en la primera mitad, tan solo dos en los minutos finales, una de Noe en un tiro raso y otra de José Mari, respondiendo el meta Fermín con dos grandes intervenciones. Los visitantes dispusieron de una, que consiguió parar el meta local Dani. Eso sí, el equipo gaditano llegó más al área contraria que los serranos aunque sin mucho peligro.

En la segunda mitad, los serranos cambiaron la forma de jugarle a los gaditanos y empezaron a controlar un poco el centro del campo aunque el rival no quería saber nada del balón y se limitaba a pegar pelotazos hacia delante pero los locales no cometieron el error de la primera mitad y empezaron a pasar el balón y moverlo con rapidez. Y así empezaron a llegar al área gaditana con algo de peligro. Y en un corner lanzado por los locales, un defensor tocó con la mano, el colegiado, que estaba cerca, se percató señalando el correspondiente penalti que se encargó de transformar Carvajal cuando se cumplía el minuto 65, sumando ya ocho tantos en su haber y colocándose entre los máximos artilleros de la competición.

La UD Pastores seguía jugando igual aunque apretó un poquito para buscar el empate pero tenía pocos argumentos para ello y los poco que tuvo se los dio el Cortegana por sus errores. En los últimos compases del encuentro se temió lo peor porque aunque el rival no era nada del otro mundo conseguía llegar al área serrana y por su envergadura física podía crear peligro, sobre todo, a balón parado. Pero sin embargo el susto llegó a los aficionados cuando Dani Rubio cayó en el área y el colegiado salió corriendo. Todos los aficionados pensaron que iba a pitar la pena máxima y lo que hizo fue mostrarle amarilla a dicho jugador por entender que había simulado la caída, que no fue muy protestada por sus compañeros. La respuesta fue una contra de los locales muy bien llevada por Reyes, que consigue anotar el definitivo 2-0 y colocar al Cortegana noveno con veinte puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios