Messi impone la lógica

  • Un gol del argentino, que sufrió un esguince leve, otorga la victoria y el liderato

El Barcelona impuso la lógica y se clasificó para los octavos de final de la Liga de Campeones como primero de grupo al vencer en el campo del Dinamo de Kiev, con Messi como principal artista, pese a que acabó el partido con un leve esguince. Milevskyy adelantó al Dinamo a los dos minutos, pero Xavi igualó a los 33 y Messi selló el triunfo visitante a cuatro minutos del final con un espectacular lanzamiento de falta.

El encuentro en Ucrania comenzó con un serio revés para el Barcelona, pues a los dos minutos encajó un gol. Milevskyy lanzó una falta, el balón fue hacia Víctor Valdés y el arquero español erró clamorosamente cuando ya tenía la pelota controlada. El tanto dejaba al equipo ucraniano a un solo gol del pase y el Barcelona estaba en el alambre. Pero no había motivo de alarma para los españoles, pues el tanto visitante parecía cuestión de tiempo.

Porque el Dinamo se dedicó únicamente a defender acumulando muchos jugadores cerca de su área, una opción que suele facilitar las cosas al Barcelona. El equipo azulgrana se marchó al descanso con un 80% de la posesión, algo que habla de su tremendo dominio. Si acaso, el equipo de Guardiola echaba de menos algo de velocidad en los últimos metros, en los que se mostró impreciso. Pero el campeón europeo tiene a Messi, quien nunca se borra con la camiseta azulgrana. Sólo la buena disposición de Shovskovskyi, el arquero local, impidió que celebrara el gol en la primera parte.

El tanto del empate llegó a los 33 minutos, en una jugada clásica del Barcelona. El equipo combinó e hizo llegar el balón a la banda izquierda, donde apareció Abidal para servir un buen balón hacia Xavi, quien marcó desde cerca. El Barcelona ponía las cosas en su sitio.

El tanto no varió el panorama del encuentro, pues el Dinamo siguió muy atrás, buscando un contraataque que nunca llegó. El Barcelona siguió controlando el balón, aunque sin esa ansiedad que se había visto en los primeros minutos del choque. Ya se sentía líder del grupo.

La segunda mitad no pareció un partido de la Liga de Campeones, pues el Dinamo no quería jugar y el Barcelona decidió no apretar el acelerador. El equipo visitante fue un frontón y dio la sensación de que el Barcelona jugaba mirando el reloj, esperando su regreso a España para escapar del frío de Kiev.

No hubo ocasiones significativas en toda la segunda parte, lo que resume por completo todo lo que se vio, que no fue nada. Pero siempre que está Messi pasan cosas y el argentino lanzó magistralmente una falta para cerrar el triunfo azulgrana. Messi sigue dando brillo a su Balón de Oro.

El Barcelona sonrió así aliviado después de todo lo sufrido en esta fase de clasificación. El campeón puso al final las cosas en su sitio. Un año después, el Barcelona se reencontró con un triunfo como visitante en la Liga de Campeones.

DINAMO KIEV: Shovskovskyi; Eremenko, Netao, Yussuf, Magrao (Ninkovic, 74'); Mikhalik, Almeida, Vukojevic; Shevchenko, Yarmolenko y Milevskyy. BARCELONA: Valdés; Abidal, Piqué (Márquez, 88'), Puyol, Alves; Busquets, Keita, Iniesta (Pedro, 81'), Xavi; Messi e Ibrahimovic. Goles: 1-0 (2') Milevskiy. 1-1 (33') Xavi. 1-2 (86') Messi. Árbitro: Howard Webb (inglés). Mostró tarjetas amarillas a Piqué, Vukojevic, Ibrahimovic, Xavi y Shevchenko. Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada del grupo F de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Valeriy Lobanovskiy de Kiev, ante 16.900 aficionados, que llenaron por completo el recinto. Terreno de juego algo irregular en una noche muy fría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios