Balonmano l Primera División

Manuel Morales medita su continuidad al frente del PAN

  • El presidente del equipo moguereño está muy feliz por el ascenso, pero no descarta dejar el club "por el cansancio acumulado durante un año durísimo"

Comentarios 1

Seguir o no seguir. Ese es el dilema que tiene Manuel Morales Díaz, desde el domingo a mediodía, una de las personas más felices del mundo. Porque en ese momento el proyecto que él encabezó había dado su fruto: el Pedro Alonso Niño, por primera vez en la historia, había logrado el ascenso a División de Honor B del balonmano español -la Segunda A del fútbol-.

Sin embargo, aún con la alegría reconocida y reconocible del máximo mandatario del PAN, su continuidad al frente de la entidad no es segura. "Estoy disfrutando muchísimo de este momento, pero ha sido un año durísimo y estoy agotado... no es descartable que lo deje". No era una pose, sino el reflejo palpable de que estaba madurando esa decisión que también sería difícil porque quedan atrás tres años de mucho trabajo. "El proyecto que empezamos ha dado sus frutos un año antes; había marcado un objetivo para cuatro años, lo hemos conseguido en tres; si se sigue adelante será con todas las consecuencias y ahí está la duda", indicó.

La situación es simple, el actual Pedro Alonso Niño ha contado con un presupuesto que superaba ligeramente los 200.000 euros, y el que necesitará para competir en División de Honor B -"con dignidad", aseguró- es de cerca de 500.000. Un mundo. El caso es que, sin descartar nada sobre su continuidad, si al final decide tirar 'p'adelante', "lo haremos para estar con dignidad, se acabó viajar en coche y los bocadillos de mortadela; si estamos es para competir dignamente, si no, no entramos", dijo.

Morales se dio de plazo al miércoles, o como mucho al final de esta semana, para decidir si continúa -le queda un año más al frente de la entidad-, pero mientras tanto tiene claro que "voy a disfrutar lo que pueda de este momento". De lo que ha sido la temporada, el presidente del Pedro Alonso Niño dijo que "hay que darle un 20 a los jugadores y a los técnicos, no sólo han formado un equipo, sino que han construido una familia".

Se sintió especialmente satisfecho porque "ocho jugadores que empezaron en este proyecto han logrado el ascenso", y augura en el caso de que siga con el equipo que "trataremos de mantener el bloque, y según las posibilidades económicas se fichará lo que se pueda para competir con dignidad".

En lo que sí hace mucho hincapié Manolo Morales es en que "si salimos en División de Honor es porque tenemos el respaldo suficiente para estar en ella; lo que tenemos claro, al menos lo tengo yo, es que esto es una escuela de balonmano, y bajo ningún concepto vamos a poner en peligro a 125 niños por una aventura que no tuviera sentido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios