baloncesto euroliga

El Madrid tumba al campeón continental

  • La exhibición de Doncic allana el triunfo blancol Wanamaker a punto estuvo de forzar la prórroga

Carroll ejecuta un tiro a canasta ante la presión de Vesely. Carroll ejecuta un tiro a canasta ante la presión de Vesely.

Carroll ejecuta un tiro a canasta ante la presión de Vesely. / ERDEM SAHIN / efe

El Madrid sumó su cuarto triunfo consecutivo en la Euroliga derrotando al Fenerbahçe, vigente campeón continental, en una nueva exhibición de Doncic y una gran actuación coral con la que cierra la primera vuelta en la parte de alta de la clasificación.

El esloveno lideró a su equipo un día más y rozó el triple doble tras anotar 20 puntos, capturar ocho rebotes y repartir diez asistencias, además de recuperar dos balones y forzar diez faltas personales.

El triunfo madridista llegó pese a que el equipo turco tuvo dos opciones para forzar la prórroga en las manos de su mejor hombre, Wanamaker, que recibió un tapón de Thompkins a dos segundos y medio del final y falló sobre la bocina su lanzamiento.

En el inicio, los hombres de Zeljko Obradovic llegaron a ponerse 11 arriba ante la falta de respuesta de un Madrid romo en ataque y que tras tres minutos sin ver aro, al menos pudo bajar a siete la desventaja (17-10).

Carroll tomó las riendas en el segundo cuarto y con siete puntos en cuatro minutos lideró el acercamiento de los suyos, que se pusieron sólo dos abajo tras una canasta de Felipe Reyes en el ecuador del segundo acto (27-25).

El conjunto blanco supo aprovechar el bajón del Fenerbahçe para empatar el choque. Las asistencias de Doncic y un triple final de Thompkins devolvieron al Madrid la ventaja en el marcador de la que no disfrutaba desde el 0-2 inicial.

Siguió la mejoría blanca tras el paso por vestuarios. Hasta que el desacierto desde el perímetro y varias pérdidas de balón volvieron a igualar el encuentro.

La calidad de Doncic y la garra del veterano Reyes contrarrestaron las acometidas de Wanamaker y Datome y mantuvieron al conjunto blanco por delante al final del tercer cuarto.

Con Doncic en el banquillo en la reanudación, su equipo supo mantener el pulso al campeón de Europa gracias a su fortaleza defensiva. Las alternativas en el marcador se sucedían y el regreso a la pista del joven base devolvió al los madridistas su máxima diferencia a 4,10 del final (70-74). Luego, el doble error de Wanamaker certificó un triunfo blanco que vale su peso en oro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios